Según la entidad, los oficiales conocían casos denominados ‘falsos positivos’

 25 junio, 2015

Bogotá. AFP. El comandante de las Fuerzas Militares y el jefe del Ejército en Colombia, entre otros mandos castrenses, están implicados en ejecuciones extrajudiciales de civiles en medio del conflicto armado que ya lleva más de medio siglo, denunció este miércoles Human Rights Watch (HRW) , acusación que fue rechazada por el presidente Juan Manuel Santos.

La ONG de derechos humanos, con sede en Nueva York, reportó que “numerosos generales y coroneles” sabían sobre estos casos, ocurridos de manera “generalizada y sistemática” entre el 2002 y el 2008, en los cuales las Fuerzas Armadas hacían aparecer a civiles como guerrilleros muertos en combate , con lo cual aumentaban las cifras de insurgentes ultimados y recibían premios y ascensos.

“Hay cada vez más evidencia de que altos oficiales del Ejército serían responsables de estos hechos atroces”, indicó José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la división Américas de HRW, en rueda de prensa.

Juan Pablo Rodríguez, actual comandante de las Fuerzas Militares, y Jaime Lasprilla, jefe del Ejército, aparecen entre los mandos señalados. Tanto Rodríguez como Lasprilla dirigieron brigadas en las que se registraron al menos 76 presuntas ejecuciones extrajudiciales, según el informe de HRW, que se basa en datos de la Fiscalía colombiana.

Molestia. Las afirmaciones de HRW fueron cuestionadas por Santos, en una fuerte defensa de las fuerzas militares que combaten desde hace más de cinco décadas grupos armados ilegales.

“No hay ni una sola investigación en contra de estos oficiales. Entonces, que no vengan a señalarlos y a causarles un daño enorme sin ninguna documentación. Esa no es la forma de vigilar por el respeto de los derechos humanos”, dijo el mandatario en un acto de reconocimiento de tropas.

Como ministro de Defensa entre el 2006 y el 2009, durante el gobierno de su antecesor Álvaro Uribe (2002-2010), Santos lideró una ofensiva contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) principal y más antigua guerrilla del país, con la que el Gobierno negocia la paz en Cuba desde noviembre del 2012, sin una tregua en el terreno.

El actual comandante de las Fuerzas Militares, Juan Pablo Rodríguez (der.), y Jaime Lasprilla, jefe del Ejército (centro), conversaron luego de participar en una conferencia de prensa en febrero del 2014. | AP
El actual comandante de las Fuerzas Militares, Juan Pablo Rodríguez (der.), y Jaime Lasprilla, jefe del Ejército (centro), conversaron luego de participar en una conferencia de prensa en febrero del 2014. | AP

“Si se han cometido errores, son las fuerzas mismas las que quieren que se haga justicia. Pero que no nos vengan a manchar la institución”, dijo el jefe de Estado. “Defenderé la legitimidad de las Fuerzas Armadas hasta el día que me lleven a la tumba”.

Por casos denominados como “falsos positivos”, Santos destituyó –siendo ministro– a 27 militares, incluso a tres generales.

Los generales Rodríguez y Lasprilla divulgaron, en las últimas horas, constancias de la Fiscalía y la Procuraduría, ente que controla a los funcionarios públicos en Colombia, las cuales indican que no son objeto de ninguna investigación judicial.

Según HWR , la Fiscalía colombiana investiga 3.000 de estos casos de “falsos positivos”.

El fiscal Eduardo Montealegre anunció en abril que 22 generales estaban bajo pesquisa por este tema, pero no dio nombres.

“Los fiscales enfrentan obstáculos sustanciales que impiden que haya avances en sus casos”, dijo Vivanco, quien agregó que “posiblemente cientos” de casos están en la Justicia Penal Militar, “donde prácticamente se garantiza su impunidad”.

Al menos 220.000 muertos deja ya el conflicto armado colombiano, que además de guerrillas ha involucrado a paramilitares y agentes del Estado.