3 septiembre, 2014

Dakar. AFP. El organismo Médicos Sin Fronteras (MSF) afirmó ayer que el mundo está “perdiendo la batalla” para contener la epidemia de ébola , al mismo tiempo que Naciones Unidas alertó sobre la escasez de alimentos en los países africanos más afectados por el virus.

Varios niños recibieron alimentos ayer en Monrovia, Liberia. | AFP
Varios niños recibieron alimentos ayer en Monrovia, Liberia. | AFP

“Tras seis meses con la peor epidemia de ébola de la historia, el mundo está perdiendo la batalla. Los líderes no logran tomar las medidas adecuadas contra esta amenaza transnacional”, dijo la presidenta de MSF, Joanne Liu.

Según MSF, los Estados no han reaccionado al llamado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al declarar el mal una emergencia de salud pública mundial “y se han limitado a unirse a una coalición global de la inacción”.

La presidenta de MSF pidió a la comunidad internacional que financie más camas en los hospitales de Guinea, Sierra Leona y Liberia, los tres principales países afectados y que envíe más personal.

El brote de ébola ha dejado hasta ahora 1.552 víctimas mortales y ha infectado otras 3.062 personas.

MSF también denuncia el caso de Monrovia, capital de Liberia. “Cada día hay que rechazar a enfermos porque estamos llenos”, dijo Stefan Liljegren, coordinador del centro médico ElWA 3.