Legisladores lo vinculan con un plan de conspiración contra Maduro

 25 febrero, 2015

Caracas. AFP y EFE. Diputados oficialistas, que buscan el desafuero del legislador opositor Julio Borges, pidieron ayer a la Fiscalía General que investigue su denunciada participación en un plan para derrocar al presidente Nicolás Maduro, informó la Asamblea Nacional.

“Nosotros consideramos que hay suficientes elementos para quitarle la inmunidad y que este señor (Borges) vaya a ocupar un calabozo”, dijo el diputado oficialista Darío Vivas, según una nota difundida poco antes de que iniciara la sesión legislativa en cuyo orden del día no figuró el tema Borges.

El lunes, el líder opositor Henry Ramos Allup, del partido Acción Democrática, alertó de que “posiblemente” su aliado Borges, de Primero Justicia, sería “desaforado”, tras anuncios oficialistas en ese sentido.

Borges, quien ayer asistió a la Asamblea, fue involucrado en el presunto plan golpista por el presidente de la Asamblea Nacional y número dos chavista, Diosdado Cabello.

En su intervención durante el debate, el diputado opositor no se refirió al desafuero e instó al chavismo a “dejar la frustración y el odio” contra la oposición.

El eventual desafuero de Borges sería el quinto del que sería blanco un legislador opositor desde el 2013 y se produce en momentos en que el gobierno arrecia su ofensiva contra la oposición, señalada de múltiples intentos golpistas.

El jueves, Antonio Ledezma, alcalde mayor de Caracas y veterano político de la oposición, fue detenido por un escuadrón de asalto en un polémico operativo sin mediar orden de detención.

Varios estudiantes participaron ayer en una manifestación contra el Gobierno de Venezuela , en la ciudad de San Cristóbal. Un joven de 14 años falleció tras recibir un disparo durante esa protesta. Por ello, la Fiscalía investigará a un policía, quien figura como sospechoso. | AFP
Varios estudiantes participaron ayer en una manifestación contra el Gobierno de Venezuela , en la ciudad de San Cristóbal. Un joven de 14 años falleció tras recibir un disparo durante esa protesta. Por ello, la Fiscalía investigará a un policía, quien figura como sospechoso. | AFP

La detención de Ledezma fue considerada ayer por la Unión Europea como “una fuente de alarma, así como lo son las informaciones sobre supuestas intimidaciones y maltrato de otros líderes opositores y estudiantes encarcelados que participaron en las protestas del último año”.

Asimismo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó su “profunda preocupación” por la situación en Venezuela.

En ese sentido, también se pronunciaron ayer, el exmandatario costarricense Oscar Arias, premio Nobel de la Paz, quien se quejó de la “indiferencia” de los Gobiernos latinoamericanos ante lo que pasa en Venezuela, y el expresidente del Gobierno español José María Aznar.

De ser detenido Ledezma, serían tres los dirigentes opositores en prisión. Leopoldo López , líder del partido radical Voluntad Popular fue encarcelado hace un año acusado de llamar a la violencia en las protestas antigubernamentales de principios del 2014.

Entre los diputados opositores que han sido destituidos se encuentra María Corina Machado , procesada en libertad por un supuesto plan de magnicidio contra Maduro y que la oposición no descarta pueda ser detenida en breve, porque es una de las firmantes, junto con Ledezma y López, del “acuerdo para la transición”.

Violencia. A este panorama, se suma la tensión en las calles, ya que la Fiscalía venezolana imputará a un policía por su presunta vinculación con la muerte de un adolescente en la ciudad de San Cristóbal, cerca de una universidad donde se enfrentaban ayer estudiantes y efectivos en una protesta antigubernamental.

El joven Kluiverth Roa, estudiante de un liceo, recibió un proyectil en su cabeza y fue trasladado al hospital Central, donde se comprobó su fallecimiento.