Unión Europea llama atención sobre situación, que es demasiado grave

 24 junio, 2014

Luxemburgo, Bagdad. AFP, EFE Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) expresaron ayer su preocupación por la “situación extraordinariamente grave” en Irak, potencialmente peligrosa para toda la región de Oriente Medio.

El mismo lunes, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, llegó a Bagdad para hablar con líderes y presionar al primer ministro Nuri al-Maliki por un gobierno de unidad.

Kerry prometió un apoyo “intensivo” frente a la ofensiva de los insurgentes sunitas que avanzan hacia Bagdad, tras haber consolidando su control en el norte y el oeste del país.

Tanto para Estados Unidos como para Europa, la estabilidad de Irak pasa por un Gobierno que incluya a chiitas y sunitas (las dos principales corrientes del islam), y kurdos, gran etnia del norte.

Preocupación europea. “La UE expresa su profunda preocupación por el deterioro rápido de las condiciones de seguridad en Irak y por la crisis humana” del país, teatro desde inicios de mes de una fulgurante ofensiva de rebeldes sunitas y yihadistas, indicaron los 28 ministros europeos en un comunicado.

El bloque europeo se declaró apegado “a la unidad, la soberanía y la integridad territorial de Irak y apoya a las autoridades iraquíes en su lucha contra el terrorismo”, pero las insta a “formar de urgencia un Gobierno” representativo en este país, marcado por los enfrentamientos entre chiitas y sunitas.

La UE “pide a todos los responsables políticos y a la Justicia que hagan lo necesario (...) para formar de urgencia un gobierno de unión, representativo”, añaden.

Esta “es la prioridad absoluta para poder luchar contra los terroristas”, consideró el canciller francés, Laurent Fabius, al término de la reunión.

“La situación es extraordinariamente grave” en Irak, había indicado al llegar a Luxemburgo el ministro español, José Manuel García-Margallo.

“Estamos absolutamente preocupados. Este es un problema político, así como un problema de seguridad”, declaró, por su parte, el británico William Hague.

Irak carece de Gobierno desde las elecciones legislativas de abril, en las que se impuso el bloque del primer ministro chiita al-Maliki, que, sin embargo, no logra formar un gabinete.

“Lo importante ahora es la formación de un Gobierno inclusivo, que represente a todas las regiones y religiones”, estimó el ministro alemán Frank-Walter Steinmeier.

Desde el 9 de junio, los rebeldes del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL) conquistaron importantes ciudades y regiones, entre ellas Mosul, gran parte de la provincia de Nínive (norte), de Tikrit y sectores de la provincia de Saladino (norte), Diyala (este) y Kirkuk (norte).

Este avance, así como la desintegración de las fuerzas militares iraquíes, preocupan sobremanera a la UE, que teme que los vecinos de Irak se vean desestabilizados.

Según expertos, la violencia podría extenderse a la vecina Jordania, que ya debe hacer frente al importante flujo de refugiados de la guerra civil siria y a sus propios islamistas radicales.

“Espero que los vecinos de Irak puedan discernir lo que es de su propio interés, que la integridad territorial de Irak se garantice”, declaró el ministro alemán.

Ayuda prometida. En Bagdad, Kerry insistió en el punto clave: pidió a los dirigentes iraquíes que pongan de lado sus diferencias y gobiernen unidos para derrotar juntos a los radicales que lanzaron su ofensiva hace doce días.

En las últimas horas, los insurgentes de EIIL conquistaron la estratégica localidad sunita de Tal Afar, en la provincia de Nínive, y su aeropuerto.

“Irak se enfrenta a una amenaza contra su integridad y los líderes iraquíes deben responder a esta amenaza”, declaró Kerry, tras reunirse con el primer ministro.

“Es un momento crítico para el futuro de Irak y un momento de extrema urgencia. Es el momento para los dirigentes iraquíes de tomar decisiones”, dijo al-Maliki, quien es blanco de críticas por su política sectaria, especialmente la marginalización de la minoría sunita, lo cual alimentó la ofensiva yihadista.

Kerry aseguró que el apoyo de Washington a Irak será “intensivo y continuo”, y añadió que “si los líderes iraquíes toman las medidas necesarias para unir al país”, será “más eficaz”.

Etiquetado como: