Para Estados Unidos estos ataques son un aspecto vital de la lucha contra los talibanes y los hombres de Al Qaida

 29 septiembre, 2013

MIRANSHAH, Pakistán

Tres rebeldes murieron este lunes (aún domingo en este hemisferio), víctimas de los disparos de un avión no tripulado estadounidense, en el noroeste de Pakistán, zona tribal fronteriza con Afganistán, en el segundo ataque de este tipo en 24 horas en la zona, dijeron las autoridades.

Este 'dron' es el MQ-9 Reaper (‘segador’, en inglés). Es un vehículo aéreo no tripulado (UAV) diseñado para la Fuerza Aérea y la Armada de Estados Unidos. AP para La Nación
Este 'dron' es el MQ-9 Reaper (‘segador’, en inglés). Es un vehículo aéreo no tripulado (UAV) diseñado para la Fuerza Aérea y la Armada de Estados Unidos. AP para La Nación

Los disparos contra un campamento rebelde se produjeron en la zona de Boya, en Waziristán del Norte, bastión de los insurgentes que se reivindican como parte de Al Qaida y de los talibanes.

"Un dron de Estados Unidos disparó dos misiles contra un campamento de rebeldes, matando a tres de ellos", dijo a AFP un funcionario de seguridad que reclamó el anonimato.

Este es el segundo ataque de un avión no tripulado estadounidense en 24 horas en la región. El domingo, al menos tres milicianos murieron a unos kilómetros de Miransha, la principal ciudad de Waziristán del Norte.

El balance del ataque el lunes fue confirmado por una segunda fuente dentro de los servicios de seguridad, aunque no se conoce la identidad de los muertos.

Boya es considerada como el bastión del grupo de Hafiz Gul Bahadur, un comandante talibán.

Para Estados Unidos estos ataques son un aspecto vital de la lucha contra los talibanes y los hombres de Al Qaida en las zonas tribales fronterizas con Afganistán, pero Pakistán protestas rutinariamente contra esta práctica que viola su soberanía.

De acuerdo con un conteo de la AFP, este año ha habido unos 20 ataques con aviones no tripulados, que mataron a centenar de personas, frente a los 101 ataques en 2010, que dejaron un saldo de 670 muertos.