Ministro de Economía argentino dice que les trataron de imponer algo que era ilegal y que la intención era forzar una situación ilegal

 30 julio, 2014

Nueva York

Argentina y los fondos especulativos no llegaron a un acuerdo por el litigio en su deuda soberana, dijo este miércoles el ministro de Economía, Axel Kicillof, tras dos días de discusiones en Nueva York y la declaración de Argentina en default selectivo por una agencia de calificación financiera.

 El ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, habla durante una rueda de prensa en la sede del Consulado de Argentina, tras una reunión de mediación.
El ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, habla durante una rueda de prensa en la sede del Consulado de Argentina, tras una reunión de mediación.

"Nos trataban de imponer algo que era ilegal, la intención era forzar una situación ilegal. Vamos a buscar una solución justa, equitativa y legal para el 100% de nuestros acreedores", dijo Kicillof en una conferencia de prensa al referirse a las negociaciones por la sentencia del juez federal Thomas Griesa a favor de esos fondos.

Standard & Poor's (S&P) declaró a Argentina en "default selectivo" hoy mismo al vencer el plazo final para que hiciera un pago por $539 millones a acreedores que poseen bonos reestructurados en los canjes de 2005 y 2010, dinero que fue enviado por Argentina a Nueva York pero bloqueado por Griesa hasta que se cumpla su sentencia.

Pero Kicillof rechazó que Argentina haya entrado en default: "Ese dinero está ahí, evidentemente si era un default no estaría ahí", dijo.

Además, culpó a Griesa por una situación "inédita" y "sin precedentes".

"Argentina pagó, tiene plata, va a seguir pagando. Al que le atribuimos esta responsabilidad es al juez Griesa", afirmó, indicando que regresaba a Buenos Aires en la noche, por lo que no habría más negociaciones en lo inmediato con el mediador judicial Dan Pollack.

El anuncio de S&P se produjo cuando aún no habían terminado las conversaciones en Nueva York entre el gobierno argentino y los fondos especulativos, que exigen cobrar $1.330 millones por bonos impagos de 2001 según el fallo de Griesa.

En su conferencia de prensa, Kicillof criticó con dureza a Griesa, acusándolo de haber dado demasiado poder a los querellantes y dejar en sus manos el pedido de una suspensión de la sentencia como pedía Argentina para poder seguir pagando a los bonistas que entraron en sus canjes.

"Vamos a pagarle a los que tienen bonos en default, pero bajo condiciones razonables, no bajo condiciones extorsivas, bajo presión, bajo amenaza", señaló Kicillof.

Agregó que Argentina defenderá los "existosos" canjes de su deuda soberana, aceptados por el 92,4% de los tenedores de los títulos con quitas de hasta 70% de las acreencias.

"La condición de los fondos buitres es que le pague más a ellos y lo haga ahora. Les dije que eso no se puede. Un acuerdo de ese tipo es fácticamente imposible", agregó, recordando las "restricciones" legales de Argentina.

El país suramericano no puede pagar a los fondos especulativos el 100% de sus acreencias sin activar la cláusula "Rufo" de los acuerdos de canje de 2005 y 2010 que determina que debe equiparar los pagos a todos los acreedores.

Según Kicillof, durante las discusiones Argentina ofreció a los fondos NML Capital y Aurelius entrar en el canje en "similares condiciones de las que entraron los bonistas de 2005 y 2010".

"Realizamos esta oferta. Lo que les ofrecimos en términos de ganancias es 300%. No fue aceptada porque quieren más y lo quieren ahora", concluyó.