Presidente afirma que ley habilitante le permitirá defender la soberanía del país

 11 marzo, 2015

Caracas. AFP, AP y EFE. El mandatario venezolano Nicolás Maduro pidió ayer a la Asamblea Nacional poderes especiales en el tema de seguridad para enfrentar “agresiones imperialistas” de Estados Unidos contra su país, golpeado por la inflación, recesión y desabastecimiento.

“Esta ley habilitante surgió como una necesidad de tener poderes constitucionales que me permitan moverme en el complejo escenario que se ha abierto para Venezuela”, dijo el presidente ante el Parlamento.

Maduro acudió a la sede del Congreso acompañado de sus ministros y el alto mando militar para hacer la petición con el fin de “defender la paz, la soberanía y el desarrollo íntegro de Venezuela ante la amenaza del gobierno de los Estados Unidos”. Habló en una sesión especial difundida en cadena de radio y televisión.

El gobierno de Estados Unidos dijo ayer que no promueve la inestabilidad en Venezuela, pero afirmó que las sanciones buscan “persuadir” a Caracas a que “cambie de comportamiento” en materia de derechos humanos, aseguró Jen Psaki, vocera del Departamento de Estado.

El lunes, el presidente Barack Obama, en una nueva escalada de la tensión bilateral, calificó la situación en la nación suramericana como “una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política externa de Estados Unidos”, al implementar sanciones contra siete funcionarios venezolanos que, según Washington, participaron de la represión a las manifestaciones antigubernamentales que dejaron 43 muertos en el 2014.

El presidente Nicolás Maduro designó ayer al mayor general Gustavo González López, uno de los militares sancionados por el Gobierno de Estados Unidos, como nuevo ministro de Interior, Justicia y Paz en una ceremonia que se llevó a cabo en Caracas. | EFE
El presidente Nicolás Maduro designó ayer al mayor general Gustavo González López, uno de los militares sancionados por el Gobierno de Estados Unidos, como nuevo ministro de Interior, Justicia y Paz en una ceremonia que se llevó a cabo en Caracas. | EFE

Mientras tanto, Maduro, heredero político de Hugo Chávez , replicó acusando a Estados Unidos (al que viene involucrando en planes de golpes y magnicidios) de haber dado “el paso más agresivo, injusto y nefasto que se haya dado contra Venezuela”.

La última vez que el presidente solicitó poderes especiales (para legislar por un año en temas económicos) fue a finales del 2013 y el lapso entre el pedido y el otorgamiento fue de seis semanas.

Riesgo. Líderes de ONG especializadas en temas de seguridad y analistas políticos opinaron que esta ley habilitante podría ser utilizada para recortar las garantías individuales bajo el fantasma del enemigo externo.

“Usando la figura del enemigo externo, que es el imperialismo, el gobierno aprovecha para construir un entramado legal más represivo”, dijo el politólogo Edgard Gutiérrez, miembro de la firma de sondeos Venebarómetro.

“La Ley Habilitante Antimperialista será un instrumento contra el enemigo interno y, como las habilitantes de Maduro, orientada a socavar los derechos humanos”, coincidió en Twiter Rocío San Miguel, titular de la organización no gubernamental Control Ciudadano, especializada en temas militares y de seguridad.

La ley habilitante es un dispositivo de la Constitución venezolana que permite al jefe de Estado gobernar durante un año por decreto en temas específicos.

Una habilitante debe ser aprobada por la mayoría especial constitucional del 60% de los diputados del legislativo unicameral. Ese es el porcentaje que dispone el gobierno chavista, cuya brigada parlamentaria suma 99 legisladores sobre 165.

El presidente obtuvo en noviembre del 2013 una ley habilitante para legislar en temas económicos y de corrupción.