El mandatario venezolano considera que se realiza una campaña para un eventual golpe de estado.

 30 enero, 2015

Caracas

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, pronuncia su mensaje de rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional. | AFP
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, pronuncia su mensaje de rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional. | AFP

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro afirmó el viernes que su gobierno es blanco de una feroz campaña internacional —en la que supuestamente están involucradas varias agencias estadounidenses— que busca desprestigiar a funcionarios venezolanos con el propósito de justificar un "golpe de Estado".

Hay "una campaña nacional, en el mundo, internacional... para justificar un golpe de Estado cruento en Venezuela... apoyado por factores del poder imperial de los Estados Unidos de Norteamérica. Así lo denuncio" , manifestó Maduro durante un acto de gobierno televisado.

"Presidente Obama: su gobierno en pleno está conspirando para derrocar al gobierno legítimo de Venezuela", expresó. "Apelo a usted y su conciencia".

"¿Usted sabe que todas las agencias de gobierno: CIA, DEA, FBI, NSA, están metidas en un plan para llenar de violencia a Venezuela... para promover, a partir de una escalada de violencia, un golpe de Estado cruento en Venezuela?", preguntó Maduro.

"Lo que hacen sus funcionarios de buscar militares venezolanos para que traicionen... para comprarlos... todo lo que están haciendo es contrario al mensaje que usted envía y al mensaje que yo le respondo de querer tener buenas relaciones", añadió.

Como parte de esos planes, dijo, "quieren acabar también con la moral y la unión de cuadros fundamentales que son soporte de la revolución, uno de ellos Diosdado Cabello".

El diario español ABC, sin identificar a sus fuentes, dio cuenta de que el capitán de la armada venezolana Leamsy Salazar habría solicitado asilo a Estados Unidos a cambio de informar sobre los presuntos vínculos de Cabello, presidente de la Asamblea Nacional venezolana, con un cártel de las drogas.

Maduro descalificó las acusaciones que se atribuyen a Salazar asegurando que son parte de un plan orquestado por Estados Unidos para desprestigiar a su gobierno.

El gobernante comentó que espera que cuando coincida con Obama en la próxima Cumbre de las Américas en Panamá, "usted haya detenido toda la conspiración que desde Estados Unidos se hace en contra del gobierno legítimo de Venezuela".

Maduro, que asumió la presidencia en abril del 2013, ha denunciado decenas de actos de sabotaje y complots para derrocarlo.

"Están llegando más allá del límite que pueden llegar, presidente Obama. Alerta, Obama. Llegará un momento en que será imposible unas relaciones diplomáticas con su gobierno... porque la paciencia y la posibilidad de aguante tienen sus límites".

Venezuela y Estados Unidos han mantenido relaciones tirantes y, desde 2010, ambos países están sin embajadores.

Sin embargo, las frecuentes fricciones no han afectado los estrechos lazos comerciales que tienen ambos países, especialmente en el área petrolera.