La Asamblea Nacional aprobaría la nueva ley habilitante solicitada por el mandatario

 13 marzo, 2015

Caracas

Fotografía cedida por el Palacio de Miraflores que muestra al presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante un acto de Gobierno el pasado 23 de febrero de 2015, en San Felipe (Venezuela). Maduro aseguró hoy que no aceptará
Fotografía cedida por el Palacio de Miraflores que muestra al presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante un acto de Gobierno el pasado 23 de febrero de 2015, en San Felipe (Venezuela). Maduro aseguró hoy que no aceptará "ni una ofensa más" por parte del Gobierno de Estados Unidos y llamó a su homólogo en ese país, Barack Obama, a "imponer criterios de respeto" en su gabinete hacia Venezuela.

La Asamblea Nacional venezolana debe aprobar el domingo los superpoderes "antimperialistas" reclamados por el presidente Nicolás Maduro para enfrentar a Estados Unidos, que la semana pasada declaró la situación política en Venezuela como una "amenaza inusual y extraordinaria".

El Legislativo se reúne en sesión extraordinaria el domingo, un día después de la realización de lo que se anuncia como vastos ejercicios militares ordenados por Maduro para exhibir el músculo de las Fuerzas Armadas venezolanas para desalentar lo que califica como riesgo de intervencionismo militar.

"Voy a solicitar una ley habilitante antimperialista para prepararnos para todos los escenarios y en todos ganar y en todos triunfar con la paz", clamó Maduro la noche del lunes luego de que el presidente Barack Obama firmara un decreto que señala a la situación en Venezuela como una "amenaza inusual y extraordinaria" a la seguridad de Estados Unidos.

El decreto de Obama incluía sanciones contra siete funcionarios venezolanos a los que se les impedirá ingresar a Estados Unidos y se les congelarán sus bienes en ese país.

La noche del martes, Maduro ya estaba en la Asamblea Legislativa para solicitar los superpoderes que le permitirían gobernar por decreto durante seis meses para proteger a Venezuela, dijo, "contra la injerencia de otros Estados en asuntos internos de la República, acciones belicistas o cualquier actividad externa o interna que pretenda violentar la paz".

Las denominadas "leyes habilitantes", solicitadas por presidentes venezolanos para gobernar por decreto, requieren de dos votaciones y la Asamblea Nacional, dominada ampliamente por el oficialismo, dio trámite a la primera en una discusión la madrugada del miércoles.

Maduro obtuvo a finales de 2013 una habilitante para combatir lo que define como "una guerra económica" de la oposición y durante un año sancionó una cuarentena de leyes pero al mismo tiempo las cifras económicas de Venezuela siguieron en franco deterioro.

Analistas han señalado el riesgo de que la "ley habilitante antimperialista" sea utilizada por Maduro para cerrar espacios de movilización política en un año en que se celebran cruciales elecciones legislativas, a las que el chavismo llegaría con unos 20 puntos de desventaja ante la oposición, según las encuestas.

Las relaciones entre Washington y Caracas se han visto salpicadas de momentos de gran tensión desde la llegada al poder de Hugo Chávez (1999-2013) en Venezuela, que impulsó el llamado socialismo del siglo XXI.

Ambos países retiraron a sus embajadores en 2010 y Maduro en dos años ha expulsado a ocho diplomáticos de Washington acusados de intervencionismo y días atrás impuso obligatoriedad de visas para estadounidenses que viajan a Venezuela.