La subsecretaria Roberta Jacobson reiteró el jueves su postura de que no consideran aplicar sanciones a funcionarios venezolanos acusados de violar derechos humanos durante las protestas en Venezuela, que desde febrero han dejado 42 muertos, mientras haya oportunidades de que el diálogo arroje resultados.

 30 mayo, 2014
El presidente Nicolás Maduro mientras participaba anteayer, en Caracas, en el encuentro con los empresarios. | EFE
El presidente Nicolás Maduro mientras participaba anteayer, en Caracas, en el encuentro con los empresarios. | EFE

El presidente venezolano Nicolás Maduro elogió el jueves las declaraciones de la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental en contra de los planes para que Estados Unidos aplique sanciones unilaterales contra Venezuela.

El gobernante además anunció su decisión de designar un nuevo Encargado de Negocios en la embajada de Venezuela en Washington. Ambos países no tienen embajadores desde 2010.

“Rechazo cualquier política de sanciones... y por eso es que saludo las declaraciones del gobierno de Estados Unidos hoy, las saludo; las hemos leído con mucha atención”, afirmó Maduro en un acto de gobierno televisado.

La subsecretaria Roberta Jacobson reiteró el jueves su postura de que no consideran aplicar sanciones a funcionarios venezolanos acusados de violar derechos humanos durante las protestas en Venezuela, que desde febrero han dejado 42 muertos, mientras haya oportunidades de que el diálogo arroje resultados.

“Hemos visto cómo las sanciones pueden ser contraproducentes”, indicó Jacobson, y citó como ejemplo el pronunciamiento emitido por Unasur el fin de semana pasado en el que rechazó un proyecto de ley aprobado días antes por la comisión de relaciones exteriores del Senado.

El martes, un día antes que la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley, un total de 14 legisladores demócratas expresaron su oposición a los planes de sanciones. Los legisladores estadounidenses, encabezados por el representante por Michigan, John Conyers, en su carta a Obama además instaron a que Estados Unidos y Venezuela intercambien embajadores después de un paréntesis de cuatro años.

El proyecto de ley contempla ordenar al gobierno de Obama que compile una lista de funcionarios del gobierno de Venezuela que se considere que han violado los derechos humanos, congele sus activos y les prohíba ingresar en Estados Unidos.

Jacobson añadió que “creo que realmente estimuló al gobierno venezolano a plantear la situación como si Estados Unidos está tratando de derrocarlo, lo que es un disparate completo”.

Maduro advirtió que de materializarse la aplicación de sanciones se podría “llegar al punto de no tener embajada, ni consulados en Estados Unidos”.

“Es un punto extremo que quiero evitar, quiero las mejores relaciones con el gobierno de Estados Unidos, de respeto, de comunicación permanente de respeto a la realidad de los países”, enfatizó.

Maduro, sin entrar en detalles, resaltó que con la declaración Jacobson, el gobierno de Obama “sencillamente lanza a la sensatez y como respuesta a este tipo de declaraciones yo he decidido que nuestro designado embajador vaya como Encargado de Negocios a Washington”.

A pesar de acusar repetidamente a Washington de financiar a sectores violentos venezolanos a través de oficinas del gobierno y de ser parte de un complot para derrocarlo, Maduro ha expresado su disposición de “un diálogo directo y transparente” con Estados Unidos y en febrero propuso la designación de Maximilien Sánchez Arveláiz como nuevo embajador de Venezuela en Washington.

Maduro expresó que confía que como Encargado de Negocios, Sánchez Arvelaíz “abra los caminos para relaciones de comunicación y de respeto con el gobierno de Estados Unidos, con el congreso de Estados Unidos, relaciones como las que ya tenemos con la sociedad estadounidense de respeto, de comunicación”, acotó.

“Y ojalá más adelante... ojalá (haya) cooperación en temas vitales del continente y del mundo entero. Cada cual donde tiene que estar, nosotros acá revolucionarios, bolivarianos, chavistas socialistas, ustedes allá, a quién le toque gobernar Estados Unidos con su modelo”, agregó.

Sánchez Arveláiz fue comisionado presidencial para Asuntos Internacionales y antes fue embajador en Brasil.

Etiquetado como: