Visita de políticos trata de mediar crisis política que vive Venezuela

 24 julio, 2015

Carcas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó este viernes de "irritante" la visita que desde el miércoles realiza un grupo de senadores españoles a Caracas para tratar de mediar en la crisis política.

"Es irritante que venga gente de España a decirle a Venezuela qué debemos hacer nosotros. Eso es vomitivo, te lo digo. Es vomitivo escuchar a esta derecha española venir acá a decirle a los venezolanos 'ustedes deben votar así, ustedes deben hacer así'", expresó Maduro en una entrevista en el canal multiestatal Telesur.

"Los esperamos en la bajadita, como decimos", afirmó el presidente recurriendo a una expresión coloquial venezolana equivalente a un desafío para pelear. "El 6 de diciembre los esperamos, ultraderecha española y sus aliados internos", advirtió el mandatario, siempre muy crítico con cualquier vínculo de gobiernos o políticos extranjeros con la oposición.

Poco después, uno de los senadores españoles, Dionisio García Carnero (Partido Popular), le respondió: "No le entendí bien qué le pareció irritante y vomitivo al presidente de la República. ¿Qué es lo que le pareció? ¿Nuestra presencia? ¿Esta declaración? ¿Esta visita? Me gustaría saberlo para evitarle ese desagrado".

En su tercer día en Caracas, García Carnero, Josep Maldonado (Convergencia i Unió, centroderecha), Iñaki Anasagasti (Partido Nacionalista Vasco, centroderecha) y Andrés Gil (Partido Socialista Obrero Español, izquierda) intentaron sin éxito este viernes visitar al opositor radical preso Leopoldo López.

Las autoridades encargadas de la cárcel donde está recluido el dirigente venezolano Leopoldo López impidieron, este viernes, la visita de una delegación internacional de senadores que quería reunirse con el político.
Las autoridades encargadas de la cárcel donde está recluido el dirigente venezolano Leopoldo López impidieron, este viernes, la visita de una delegación internacional de senadores que quería reunirse con el político.

Tras varias horas de espera a las puertas de la cárcel en las afueras de Caracas en la que López permanece recluido desde hace casi un año y medio, acusado de incitar a la violencia en las protestas antigubernamentales de 2014, desistieron de su propósito al no recibir la autorización.

Los senadores españoles, a los que se unió este viernes el senador uruguayo Pablo Mieres, tampoco pudieron visitar el jueves al exalcalde opositor de San Cristóbal (oeste) Daniel Ceballos en la sede policial donde permanece detenido también por las protestas del año pasado, que dejaron 43 muertos entre febrero y mayo.

Según dijeron a su llegada, su intención también es reunirse con el Consejo Nacional Electoral para ofrecerse como "observadores electorales internacionales" en los comicios legislativos convocados para el 6 de diciembre.

En junio, el exjefe de gobierno español Felipe González visitó Caracas y se reunió con el encarcelado Ledezma -quien recibió el miércoles a los senadores españoles- y miembros de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), pero abandonó el país dos días después al no recibir autorización para visitar a López y Ceballos.

También en junio, varios senadores brasileños, tanto de la oposición como aliados del gobierno, llegaron a Caracas con el mismo objetivo y abandonaron Venezuela horas después sin poder cumplir su agenda.