6 septiembre, 2015

Jerusalén

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró este domingo que su país no se dejará "sumergir" por una ola de refugiados sirios y africanos y anunció la construcción de una valla en la frontera con Jordania.

"No dejaremos que Israel quede sumergida por una ola de migrantes ilegales y de activistas terroristas", declaró Netanyahu, un día después de que el líder de la oposición, Isaac Herzog, pidiera acoger a los sirios que huyen de la guerra civil en su país.

"Israel no es indiferente ante la tragedia humana de los refugiados sirios y africanos (...), pero Israel es un Estado pequeño, muy pequeño, que no tiene una profundidad demográfica y geográfica, por eso debemos controlar nuestras fronteras", explicó Netanyahu durante su consejo de ministros semanal, según un comunicado.

Para lograr su objetivo, el primer ministro anunció que Israel "comienza este domingo a construir una valla en la frontera con Jordania", que será la cuarta erigida por el país.

Israel ya finalizó en 2013 la construcción de una valla de 240 kilómetros a lo largo de la frontera con Egipto, que redujo casi por completo la entrada de migrantes africanos a Israel.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (centro), comentó que, si bien no le es indiferente la tragedia de los refugiados sirios, su país debe controlar las fronteras.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (centro), comentó que, si bien no le es indiferente la tragedia de los refugiados sirios, su país debe controlar las fronteras.

Más de 50.000 africanos, procedentes sobre todo de Eritrea y Sudán, habían logrado entrar a Israel por el Sinaí egipcio.

"No esperaremos, cercaremos tanto como se pueda las fronteras de Israel con una valla de seguridad sofisticada que permitirá controlar nuestras fronteras", dijo Netanyahu.

El mandatario también anunció que reforzará la valla israelí en la meseta del Golán. Israel ocupa desde 1967 unos 1.200 km2 de esa zona que se anexionó en 1981, mientras que Siria controla unos 510 km2. La comunidad internacional considera ilegal esa anexión.

El primer tramo de la valla en la frontera con Jordania se construirá en el sector de Eilar, una ciudad balnearia del mar Rojo donde Israel tiene previsto edificar un nuevo aeropuerto, precisó Netanyahu.

Herzog había llamado el sábado a acoger a refugiados sirios, recordando la situación de los judíos que tuvieron que huir de conflictos pasados.

Etiquetado como: