Afirma que está en ‘una misión histórica’ para manifestar la posición de su país

 3 marzo, 2015

Washington. AFP. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu , reafirmó ayer en Washington la alianza entre su país y Estados Unidos, a pesar de diferencias sobre un acuerdo por el programa nuclear iraní.

Netanyahu afirmó que se encuentra “en una misión histórica” para manifestar la posición de su país ante el acuerdo que negocian las grandes potencias e Irán, para garantizar que la República islámica no fabrique una bomba atómica.

El Estado hebreo (considerado por la comunidad internacional como el único poder nuclear de Oriente Medio) se opone radicalmente al acuerdo.

Netanyahu planea pronunciar hoy un discurso solemne ante el Congreso, a invitación del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

No obstante, al mismo tiempo que Netanyahu lanza su ofensiva en Estados Unidos, el Gobierno norteamericano retomó en Suiza su diálogo con Irán para concluir antes de fin de mes un acuerdo.

“A pesar de desacuerdos ocasionales, la amistad entre Estados Unidos e Israel se reforzó década tras década y resistirá los desacuerdos para reforzarse en el futuro”, dijo en un discurso ante un grupo proisraelí.

La visita de Netanyahu fue tomada como un desaire por el gobierno de Barack Obama. Contrariada, la Casa Blanca criticó un gesto “destructor de las propias bases de la relación israelo-estadounidense”, ya enfriadas desde hace meses.

“Tratamos de explicar a los estadounidenses lo que nos preocupa”, señaló una autoridad cercana a Netanyahu al desembarcar en Washington.

En respuesta, el secretario de Estado, John Kerry, advirtió ayer a Netanyahu (aunque sin nombrarlo) de que no revele detalles sobre la negociación nuclear.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, saludó ayer a los asistentes tras su intervención en la conferencia anual del Comité de Relaciones Públicas Americano-Isralíes (Aipac) en Washington. | EFE
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, saludó ayer a los asistentes tras su intervención en la conferencia anual del Comité de Relaciones Públicas Americano-Isralíes (Aipac) en Washington. | EFE

“Estamos preocupados por informaciones que indican que se podrían revelar algunos detalles selectivos de las negociaciones en los próximos días”, declaró Kerry durante una conferencia de prensa en Ginebra.

Presión. Por su parte, el jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Javad Zarif, se reunió ayer por la tarde de nuevo con Kerry, en Suiza, con la esperanza de avanzar en las negociaciones sobre el programa nuclear iraní.

El tiempo apremia para alcanzar un acuerdo político antes de la fecha límite del 31 de marzo, con el objetivo de garantizar que el programa nuclear iraní no busque fabricar la bomba atómica .

Sin un acuerdo antes de la fecha límite, la negociación entre Irán y las grandes potencias del 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania), bajo la égida de la Unión Europea, podría detenerse en ese momento, alerta uno de los diplomáticos conocedores de las conversaciones.

“No buscamos un acuerdo a cualquier precio (...), sino uno que garantice que las cuatro vías hacia la bomba atómica están completamente cerradas”, añadió Kerry en Ginebra.