Constructores necesitaban planos y mapas para hacer obra a gran escala

 14 julio, 2015

Almoloya de Juárez. AP. Las excavaciones habrían hecho ruido, los constructores habrían necesitado planos y mapas, y el escape se hizo desde el único lugar a donde las cámaras de seguridad no llegaban en la prisión más segura de México.

La Procuraduría General de la República mexicana ofreció una recompensa de unos $3,8 millones para quien dé información sobre el paradero del narcotraficante.
La Procuraduría General de la República mexicana ofreció una recompensa de unos $3,8 millones para quien dé información sobre el paradero del narcotraficante.

Mientras las autoridades buscaban el lunes cualquier señal del narcotraficante más poderoso de México , expertos de seguridad dijeron que estaba claro que el escape de Joaquín el Chapo Guzmán por un túnel elaborado requirió necesariamente trabajo a gran escala .

“¿Cómo se escapó el Chapo? Una sola palabra: corrupción”, escribió en su blog Alejandro Hope, exmiembro del servicio de inteligencia mexicano.

“Escapó por un túnel de 1.500 metros de largo, lo suficientemente ancho como para que cupiera una motocicleta, y terminaba en uno de los pocos puntos ciegos en la prisión más segura de México. ¿Cómo se puede hacer eso sin un alto nivel de corrupción?”, cuestionó.

Las autoridades estadounidenses creen que el túnel por el cual hizo Guzmán su audaz escape el sábado por la noche, debió estar en construcción al menos por un año, casi el mismo tiempo que el jefe del cartel de Sinaloa había estado en el penal de El Altiplano, a 90 kilómetros al oeste de la Ciudad de México.

.
.

Un túnel tan sofisticado, con luces, ventilación y una motocicleta adaptada para ir sobre un riel, habría necesitado entre 18 meses y dos años para completarse, dijo Jim Dinkins, exdirector de la División de Investigaciones de Seguridad Nacional del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos.

Práctica conocida. Si alguien podía lograr esa hazaña era Guzmán, quien se cree tiene al menos un cuarto de siglo dedicándose a construir largos y sofisticados túneles para transportar drogas y contrabando bajo la frontera entre México y Estados Unidos, así como para escaparse cuando las autoridades lo han cercado.

Uno de sus primeros túneles fue encontrado en 1990 entre Douglas, Arizona, y Agua Prieta, México. Las autoridades estimaron que el pasaje de 60 metros habría costado $2 millones en aquel entonces. Tenía luz eléctrica, bombas para extraer agua y entradas elaboradas.

Joe García, quien se retiró este año como agente especial interino a cargo de Investigaciones de Seguridad Nacional en San Diego, tiene una gran experiencia en investigación de túneles. Señaló que el túnel en El Altiplano era más largo que cualquiera de los encontrados en la frontera entre México y Estados Unidos.

Guzmán debió tener ayuda de funcionarios del Gobierno mexicano, dada la longitud del túnel y el tiempo que se requiere para construirlo, dijo García.

Documentos de la Administración para el Control de Drogas (DEA) estadounidense obtenidos este lunes, señalan que los planes para la huida de Guzmán comenzaron casi inmediatamente después de que f ue arrestado en febrero del 2014.

Para lograr tal proeza, los encargados de la fuga del Chapo posiblemente tenían datos de inteligencia sobre la prisión incluso antes de que Guzmán fuera arrestado, afirmó Dinkins.

El cartel de Sinaloa es famoso por construir túneles en la zona industrial de San Diego porque es más fácil esconderse, según investigadores estadounidenses.

La zona alrededor de la prisión tiene una obra hidráulica en construcción, con enormes tubos y excavaciones que podrían haber facilitado que el túnel de El Chapo pasara desapercibido, señaló García.

“Lo que posiblemente les funcionó fue la construcción alrededor de la prisión” , dijo García. “Lo que llama la atención es retirar la tierra y los escombros”.

El túnel iba de la ducha en la celda de Guzmán hasta una casa de ladrillos parcialmente construida, y pasa debajo de terrenos baldíos y de la zona con obras hidráulicas en construcción.

Este lunes las autoridades de México siguieron interrogando a los 30 empleados de la prisión , conocida como Centro Federal de Readaptación Social No.1, incluido el director. En el penal hay otros líderes narcotraficantes que han sido detenidos por el gobierno de Enrique Peña Nieto.