11 julio, 2014

Jan Yunis, Gaza. AFP. Debía ser un momento de distracción después de dos días de bombardeos israelíes para quienes seguían por televisión en ese café de la franja de Gaza la semifinal del Mundial entre Argentina y Holanda.

Pero la velada se acortó brutalmente cuando un misil cayó en el Fun Time Beach Cafe, en el sur del territorio, y mató a nueve personas e hirió a 15.

Todo lo que quedaba ayer de ese popular establecimiento cerca del mar era un cráter y varios montículos de arena.

También se hallaron esparcidos banderines multicolores y anoraks de lona.

El cráter es tan profundo que el agua de mar lo llenó por debajo.

“Era una reunión social anodina. Los muchachos vinieron a comer después (del ayuno diurno) del Ramadán y empezaron a ver el partido. No estábamos en una zona militar”, dice Wael Soboh, un policía palestino.

Ocho personas murieron en el acto, todas oriundas de Jan Yunis, una ciudad cercana, indicaron fuentes médicas.

Equipos de socorro con palas mecánicas buscaban por la mañana, bajo un sol abrasador, a una novena víctima. “Es posible que el hombre haya reventado”, dice Mohamad Astal, otro residente.

Los servicios de emergencia de la franja de Gaza anunciaron unas horas más tarde que habían hallado el cuerpo.

Los vecinos afirman que tres miembros de la misma familia figuran entre las víctimas y que la mayoría de los fallecidos eran veinteañeros.

Fiebre de fútbol. “Había un corte de electricidad en Jan Yunis, pero acá había un generador y por eso mucha gente vino a ver el partido”, cuenta Mohamed al-Akad, que estaba en el lugar, pero salió ileso de la explosión.

Las discusiones sobre fútbol seguían entre los jóvenes que ayudaban a buscar al hombre desaparecido. Y cuando se les pregunta a quién apoyarán en la final del domingo en Río de Janeiro, uno responde: “¡Por Argentina, por supuesto!”, aunque otro, con una casaca roja de la selección inglesa, dice: “¡No, por Alemania!”.

Aquí estuvo el café donde aficionados veían un juego del Mundial. | AFP
Aquí estuvo el café donde aficionados veían un juego del Mundial. | AFP

“Pero acá terminó 9 a 0. Los judíos ganaron 9 a 0”, afirma Ahmed al-Akad con un humor macabro.

Más de 80 personas, civiles en su mayoría, murieron desde el inicio de la operación lanzada el martes por Israel, en respuesta a los disparos de cohetes contra territorio israelí desde la franja de Gaza, gobernada por el grupo islamista Hamás, que no reconoce al Estado hebreo y pugna por destruirlo.