Al menos diecinueve personas, la mayoría policías y supuestos extremistas, murieron en las últimas horas en enfrentamientos y ataques al norte de la capital iraquí, informaron a Efe fuentes policiales.

 4 marzo, 2014
Un atacante suicida hizo estallar sus explosivos en un centro de reclutamiento militar en Bagdad, Irak.
Un atacante suicida hizo estallar sus explosivos en un centro de reclutamiento militar en Bagdad, Irak.

Al menos diecinueve personas, la mayoría policías y supuestos extremistas, murieron en las últimas horas en enfrentamientos y ataques al norte de la capital iraquí, informaron a Efe fuentes policiales.

Los ataques más mortíferos se registraron en la zona de Imam Weiss, en la provincia oriental de Diyala, donde el yihadista Estado Islámico de Irak y del Levante asaltó varios puestos de control de la Policía.

Seis integrantes de las fuerzas de seguridad y cuatro miembros del Estado Islámico perdieron la vida y seis agentes resultaron heridos en estos sucesos, en los que cinco extremistas fueron capturados.

La serie de ataques obligó a las autoridades a enviar refuerzos militares a la zona, ubicada a unos 50 kilómetros al este de Baquba, capital de Diyala.

Otros cuatro policías murieron y seis sufrieron heridas en un ataque de la misma organización extremista a la localidad de Al Siniya, situada en la vecina provincia de Salahedin, al norte de Bagdad.

Se desconoce si se registraron bajas entre los extremistas en esa agresión.

Las mismas fuentes revelaron que las autoridades locales impusieron el toque de queda en Al Siniya y aumentaron los efectivos de seguridad para capturar a los atacantes.

Además, un agente y dos civiles fallecieron y 17 personas resultaron heridas por el estallido de tres artefactos en viviendas de oficiales de la Policía, ubicadas en el norte de Tikrit, capital de Salahedin.

Las fuerzas de seguridad mataron por otro lado a dos extremistas cuando estos instalaban una bomba en la ciudad de Al Tayi, unos 30 kilómetros al norte de Bagdad.

Irak afronta un aumento de la violencia confesional y de los atentados terroristas, que causaron el pasado año la muerte de más de 8.860 personas, de las que 7.818 eran civiles, según un recuento de Naciones Unidas.

Etiquetado como: