Fuerzas de seguridad mataron por error, el domingo, a 12 personas

 15 septiembre, 2015

México AFP, AP El Gobierno de México exigió el lunes a Egipto una investigación exhaustiva y expedita de lo que describió como un ataque aéreo, en el que murieron al menos dos turistas mexicanos y seis resultaron heridos, en un incidente que indignó al país latinoamericano.

La Cancillería mexicana entregó una nota diplomática al embajador de Egipto en México, Yasser Dhaban, en la que solicitó “sin dilación, una explicación objetiva que esclarezca los hechos y establezca las responsabilidades que de ellos se deriven”, dijo la canciller, Claudia Ruiz Massieu, en una declaración a la prensa.

El embajador de México en Egipto, Jorge Álvarez Fuentes, dijo que los dos mexicanos muertos fueron identificados como Luis Barajas Fernández y María de Lourdes Fernández Rubio.

La identidad de un tercer ciudadano mexicano, Rafael Bejarano, fue confirmada por su hermana, quien dijo que se enteró de su muerte por sus compañeros de viaje. Dado que se ha informado de seis heridos, aún se desconoce el destino de al menos cinco personas. Los reportes varían sobre el tamaño del grupo de turistas, que sería de entre 14 y 15.

El Gobierno de Egipto no ha hablado sobre el armamento involucrado en el ataque del domingo, un incidente que dejó 12 personas muertas, entre ellas mexicanos y egipcios, y 10 heridos.

Bombardeo. Ruiz Massieu dijo que, según testimonios de los seis heridos hospitalizados en un suburbio del oeste de El Cairo, un avión y helicópteros lanzaron bombas contra el grupo de turistas, que estaban descansando y comiendo en el oeste del desierto, durante su trayecto hacia el oasis de Bahariya.

Todavía no se ha determinado el lugar exacto de los hechos, entre El Cairo y el oasis de Bahariya, 350 km al suroeste de la capital. Las autoridades egipcias afirman que el convoy se encontraba en una zona prohibida a los turistas y que sus guías no les advirtieron sobre este viaje.

El Ministerio del Interior de Egipto dijo el domingo que fuerzas conjuntas de la Policía y del Ejército, que perseguían a terroristas en Wahat, abrieron fuego por error contra cuatro pick-ups que transportaban a los turistas mexicanos en una zona no autorizada a visitantes.

“Con indignación y profundo pesar, debo informar que hasta este momento, tenemos información suficiente para confirmar el deceso de dos personas” mexicanas, señaló Ruiz Massieu.

Bombardeo de turistas en oasis
Bombardeo de turistas en oasis

“México expresó su profunda consternación por estos deplorables acontecimientos y exigió que se realice una investigación expedita, exhaustiva y a fondo”, añadió la canciller.

Además, el Gobierno mexicano pidió a Egipto dar la “más alta prioridad y urgencia al esclarecimiento de este asunto”.

Tercer muerto. La tercera víctima fatal de los hechos fue Rafael Bejarano Rangel, un músico de 40 años cuya madre está entre los heridos, según dijo a Milenio TV Araceli Rangel Dávalos, tía del hombre fallecido.

Rangel Dávalos, quien se enteró por los medios del ataque, dijo que su hermana se encuentra herida pero estable, y que ella está a la espera de poder viajar para encontrarse con su familia.

“Yo conocía al guía que llevó a Egipto a los turistas mexicanos; él jamás nos hubiese puesto en peligro. Él es un egiptólogo, habla perfecto español, muy querido por su comunidad del medio turístico, muy reconocido. Es lamentable lo que pasó”, dijo la mujer al periódico Reforma.

El desierto del oeste de Egipto, muy apreciado por turistas, es uno de los bastiones de grupos yihadistas, que cometen numerosos atentados contra las fuerzas del orden.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, condenó los hechos y exigió “al gobierno de Egipto una exhaustiva investigación de lo ocurrido”, según escribió en su cuenta de la red social Twitter.