18 noviembre, 2014

El doctor Martin Salia murió víctima del mal que combatía. | AP
El doctor Martin Salia murió víctima del mal que combatía. | AP

Washington. AFP. Un médico de Sierra Leona que estaba recibiendo tratamiento contra el ébola desde el sábado en Estados Unidos, murió, anunció ayer el Nebraska Medical Center , el hospital donde estaba internado desde su repatriación.

“Lamentamos profundamente tener que anunciar que el tercer paciente que estábamos tratando por el virus del Ébola, el doctor Martin Salia, falleció a causa de los avanzados síntomas de la enfermedad”, dijo en un comunicado el hospital, que el domingo había indicado que Salia estaba “gravemente enfermo”.

El doctor Salia, residente en Estados Unidos y que trabajaba en el Hospital Connaught de Freetown, es el primer ciudadano de Sierra Leona afectado de ébola en ser repatriado a Estados Unidos.

El Nebraska Medical Center es un establecimiento especialmente equipado para tratar enfermos infectados con el virus. Salia era la tercera persona afectada por ébola en ser atendida en este centro médico. Los otros dos pacientes sobrevivieron a la enfermedad.

“El doctor Salia estaba sufriendo síntomas avanzados de ébola cuando llegó al hospital este sábado, lo que incluía fallos en los riñones y respiratorios”, continuó el centro médico.

Al paciente se le hizo diálisis, se le colocó un respirador y se le suministraron múltiples medicamentos “en un esfuerzo para ayudar a su cuerpo a luchar contra la enfermedad”. Además, se le suministró plasma de un sobreviviente del virus y el tratamiento farmacéutico experimental ZMapp.

Según The Washington Post , cuando Salia empezó a mostrar los síntomas del ébola en Sierra Leona, una de las pruebas que se le hizo dio negativo. Un segundo test, realizado el 10 de noviembre, fue positivo.

Su esposa, Isatu, manifestó en un comunicado su agradecimiento por los “esfuerzos” del equipo médico.

Salia era la décima persona con ébola en tratarse en Estados Unidos y la segunda fallecida a causa de la infección.

No existe un tratamiento conocido contra el ébola, una fiebre hemorrágica extremadamente virulenta, pero actualmente hay varios medicamentos en pruebas.