En uno de los ataques del domingo, once civiles murieron y 31 resultaron heridos en la localidad chiíta de Mahmoudiya

 21 julio, 2014
Voluntarios chiitas de la brigada iraquí Ketaeb Hezbolá marchan mientars se unen a las fuerzas del Ejército de Irak para combatir a los yihadistas del Estado Islámico.
Voluntarios chiitas de la brigada iraquí Ketaeb Hezbolá marchan mientars se unen a las fuerzas del Ejército de Irak para combatir a los yihadistas del Estado Islámico.

Al menos 16 personas han muerto durante los ataques nocturnos vividos en Irak, un enfrentamiento que intentan frenar el avance ofensivo suní en amplias zonas del norte y el oeste del país, actualmente fuera de control gubernamental, informaron autoridades iraquíes.

En uno de los ataques del domingo, once civiles murieron y 31 resultaron heridos en la localidad chiíta de Mahmoudiya, que fue objeto de numerosos disparos de mortero, dijo un funcionario policial. La ciudad con mezcla chií-suní se encuentra a unos 30 kilómetros (20 millas) al sur de Bagdad.

En el suburbio occidental bagdadí de Abu Ghraib, una bomba golpeó a una patrulla del ejército, matando a dos soldados y tres voluntarios que habían tomado las armas espontáneamente tras el avance de los milicianos sunitas en Irak durante las últimas semanas. Además ocho personas fueron heridas en el ataque.

Dos fuentes médicas confirmaron las cifras de víctimas. Todos los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato porque no estaban autorizados para hablar con los medios de comunicación.

A principios de enero, el grupo extremista disidente simpatizante de al-Qaida conocido como el Estado Islámico de Irak y el Levante, tomó el control de la ciudad de Faluya, al oeste de Bagdad, y partes de la cercana ciudad de Ramadi, capital de la provincia de Anbar.

En Junio el Estado Islámico lanzó una potente ofensiva que se hizo con el control de varias zonas del norte y el oeste del país.

Etiquetado como: