7 septiembre

México

Un helicóptero de la flotilla presidencial mexicana, destinado al traslado de periodistas, resultó con daños menores este jueves tras ser alcanzado por cohetones lanzados por maestros sindicalistas radicales que protestaban contra una visita a la ciudad de Oaxaca del mandatario Enrique Peña Nieto.

En imágenes de televisoras mexicanas se observa un pequeño boquete en la parte delantera de la nave, un Super Puma que fue alcanzado por los cohetones, juegos de artificio utilizados en festejos populares, cuando descendía al centro de convenciones de la ciudad de Oaxaca.

La policía antidisturbios se enfrentó a miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), ante la reforma educativa propuesta por el presidente Peña Nieto.
La policía antidisturbios se enfrentó a miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), ante la reforma educativa propuesta por el presidente Peña Nieto.

Peña Nieto "condena los hechos que ocurrieron afuera del Centro Cultural y de Convenciones Oaxaca que afectaron a invitados y prensa", escribió la presidencia mexicana en su cuenta de Twitter.

Las protestas, que incluyeron cierre de calles y algunas manifestaciones que degeneraron en roces con fuerzas del orden, fueron realizadas por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), una fracción minoritaria del magisterio mexicano cuyas tendencias son consideradas radicales.

Peña Nieto visitó Oaxaca para inaugurar el Centro de Convenciones, lo que desató protestas de la CNTE, dura opositora a una reforma educativa promovida por Peña Nieto en 2012 y que devolvió el control de las plazas magisteriales al gobierno luego de estar en manos del sindicato.

La CNTE tiene uno de su principales bastiones en Oaxaca, donde en 2016 protagonizó numerosas protestas y cierre de carreteras que derivaron en un enfrentamiento con policías federales y estatales en el poblado de Nochixtlán que dejó ocho muertos.