11 abril, 2014

México. AFP. Al menos 28 personas han muerto desde el fin de semana a raíz de una pugna interna de un cartel narcotraficante en el estado fronterizo mexicano de Tamaulipas, afirmó ayer el Gobierno local.

Desde el sábado, 28 personas perdieron la vida en enfrentamientos o ajustes de cuentas entre agrupaciones criminales en dos municipios, indicó un comunicado del Grupo de Coordinación Tamaulipas, que reúne a fuerzas de seguridad regionales y federales.

Los episodios violentos se registraron entre la medianoche del sábado y la tarde del miércoles en los municipios de Tampico y Ciudad Madero, situados en la costa del golfo de México, añadió.

Solo el domingo, 12 hombres y dos mujeres murieron en tiroteos en ambas localidades.

El Grupo de Coordinación , que no identificó a los autores de la violencia, señaló que ha detenido a 10 personas y ha decomisado 16 armas y 11 vehículos, además de paquetes con cocaína y marihuana.

Un vocero del Gobierno de Tamaulipas dijo que las balaceras son producto de una pugna en el cartel del Golfo por el poder de la zona sur de la región, que antes era controlada por Javier Garza, alias Comandante 14, detenido en febrero.

“Al caer el supuesto líder de toda la parte sur, ese grupo queda sin cabeza y empieza la batalla interna para ver quién se queda con ella”, explicó el vocero, que habló en condición de anonimato.

El propio alcalde de Tampico, Gustavo Torres, aseguró esta semana que la violencia en su localidad portuaria estaba vinculada al cartel del Golfo. Allí, cinco hombres y una mujer fueron asesinados en la noche del domingo.

Poder debilitado. Esta organización ha dominado el narcotráfico en Tamaulipas y el resto de la costa este mexicana, pero en los últimos años ha sufrido un proceso de debilitamiento por la detención o muerte de sus líderes y por una gran disputa desde el 2010 contra sus aliados de los Zetas , un grupo creado por militares de élite desertores.

Más de 80.000 personas han muerto en México en el marco de la ofensiva militar antidrogas lanzada al inicio del mandato del presidente Felipe Calderón (2006-2012) y que se mantiene hasta ahora.

Tamaulipas ya vivió otra jornada violenta el 2 de abril, cuando la captura del presunto cabecilla del cartel del Golfo, Jesús Alejandro Leal, desató ataques contra autoridades y bloqueos de calles que causaron la muerte de un policía.