Compañías de EUA y Europa aguardan evolución del conflicto en la franja de Gaza

 23 julio, 2014

Washington. AFP. Estados Unidos prohibió ayer a sus aerolíneas volar desde y hacia a Israel por al menos 24 horas y la agencia europea se aprestaba a adoptar una similar medida, tras la caída de un cohete cerca del aeropuerto de Tel Aviv .

La Administración Federal de Aviación (FAA) manifestó en un comunicado que la prohibición es solo para aerolíneas estadounidenses, y que emitirá “instrucciones actualizadas en cuanto las condiciones lo permitan”.

La portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, dijo que era probable que la prohibición de volar a Israel y los territorios palestinos se prolongará más allá del plazo de 24 horas.

Negó, sin embargo, que se tratara de una medida de presión sobre el gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

“!Emitimos advertencias de viaje porque una de nuestras principales prioridades es proteger a los ciudadanos estadounidenses en el extranjero”, adujo.

Casi a la vez, el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, expresó telefónicamente a Netanyahu que la prohibición estaba motivada simplemente por razones de seguridad.

Kerry, que se encuentra en El Cairo para intentar lograr un alto el fuego en la franja de Gaza, reiteró que Estados Unidos decidirá dentro de 24 horas si mantiene o suspende la prohibición, según la vocera del Departamento de Estado, Jennifer Psaki.

Por su parte, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA ) indicó ayer que recomendará a las compañías europeas, a más tardar el miércoles, no volar al aeropuerto internacional David Ben Gurión, de Tel Aviv, hasta nueva orden.

Reacción en cadena. Las compañías aéreas estadounidenses Delta, US Airways y United Airlines habían anunciado la suspensión de sus vuelos con destino a Israel momentos antes de la prohibición de la FAA. Rápidamente se sumaron otras empresas como Air France, Lufthansa, Brussels Airlines, EasyJet y Air Canada. Por su parte, KLM anuló un vuelo previsto desde Ámsterdam y seguía atentamente la situación.

La estadounidense Delta anunció que dejaba de volar a Israel “para garantizar la seguridad de sus pasajeros y empleados”.

Por su parte, US Airways anuló el martes su vuelo 797, que cubre el trayecto entre Tel Aviv y Filadelfia (este), y el 796 que en sentido inverso, informó la empresa a la AFP.

La seguidilla de cancelaciones la causó el disparo de un cohete desde la franja de Gaza que cayó al norte del aeropuerto Ben Gurión, según la Policía israelí.

“Una casa resultó dañada por un cohete en la región de Kiryat Ono Yehud, a algunos kilómetros del aeropuerto”, declaró la portavoz de la Policía Luba Samri.

La aerolínea alemana Lufthansa anunció que dejaría de volar a Israel durante 36 horas. La compañía opera de siete a diez vuelos a Tel Aviv por día pero “por la seguridad de pasajeros y tripulación” decidió interrumpir el servicio sin que hubiera ninguna recomendación oficial al respecto.

Por su lado, la compañía francesa Air France precisó que la suspensión de los vuelos tendría lugar “hasta nueva orden”.

En cascada, a estas siguieron las cancelaciones de los vuelos de la holandesa KLM, la griega Aegean Airlines, la italiana Alitalia y la española Iberia ( esta última aclaró que reevaluaría la situación el miércoles por la mañana).

También lo hicieron Air Canada y la compañía británica de bajo coste EasyJet; no así British Airways.

El ministro israelí de Transportes, Israel Katz, afirmó ayer que “no hay ninguna razón” para que las compañías aéreas anulen sus vuelos hacia Israel.

“El despegue y el aterrizaje en el aeropuerto Ben Gurión no presenta ningún problema de seguridad ni para los aparatos ni para los pasajeros”, indicó.

Dos semanas después del inicio de una ofensiva lanzada por Israel en la franja de Gaza, que dejó hasta ahora más de 600 palestinos muertos, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, y Kerry intentaban ayer imponer un cese el fuego .

Veintisiete soldados y dos civiles israelíes también murieron desde el inicio de las operaciones.