2 septiembre, 2013

El Cairo AFP y EFE Los ministros árabes de Relaciones Exteriores pidieron ayer a la ONU y la comunidad internacional “asumir sus responsabilidades” en la crisis siria, pero no llegaron a un acuerdo respecto a un posible intervención militar contra el régimen, acusado de usar armas químicas.

Reunidos en El Cairo, Egipto, los cancilleres de los países de la Liga Árabe reclamaron las “medidas de disuasión necesarias” tras un ataque químico “cuya responsabilidad recae sobre el régimen”.

“El Consejo de Ministros de Exteriores árabe condena el horrible crimen perpetrado con armas químicas prohibidas en un desafío a la humanidad, a la moral y al derecho internacional”, señala el texto.

Los ministros reclamaron además que los autores de ese ataque comparezcan ante la Justicia internacional.

 La silla que corresponde a Siria estuvo vacía ayer durante la reunión de los cancilleres de la Liga Árabe celebrada en Egipto. | AFP
La silla que corresponde a Siria estuvo vacía ayer durante la reunión de los cancilleres de la Liga Árabe celebrada en Egipto. | AFP

Los países árabes reclamaron que “se suministren todas las formas de respaldo solicitadas por el pueblo sirio para su defensa” y reafirmaron la obligación de concertar los esfuerzos árabes e internacionales para ayudar a los sirios.

La decisión de la Liga Árabe no evoca, sin embargo, la eventualidad de bombardeos extranjeros contra Siria, dado que la institución panárabe, profundamente dividida sobre esa cuestión, calificada como “injerencia extranjera” por varios países miembros como Egipto, Argelia, Irak o Líbano. Esos tres últimos países se abstuvieron durante la votación.

La cumbre, adelantada dos días para dar una respuesta temprana a la intención de Estados Unidos de atacar Siria, destapó el apoyo firme de Arabia Saudí a una intervención extranjera y el rechazo de potencias regionales, como Egipto, a una acción de esas características.

Etiquetado como: