12 febrero, 2016

La Habana. EFE. Con el objetivo de abrir una nueva etapa entre católicos y ortodoxos tras casi mil años de cisma, el patriarca Cirilo llegó el jueves en visita oficial a La Habana , donde este viernes mantendrá un histórico encuentro con el papa Francisco, el primero entre los máximos líderes de ambas iglesias.

El líder aterrizó en la tarde en el aeropuerto José Martí, de la capital cubana, donde fue recibido por el presidente Raúl Castro, junto con otros miembros del Gobierno y representantes de la Iglesia ortodoxa en la Isla.

En una declaración en la propia pista de aterrizaje, el patriarca señaló que visita Cuba por cuarta vez, con “calor y sentimiento creyente”, aunque esta es la primera vez que lo hace como máximo líder de ortodoxos rusos, y destacó la larga relación de “cooperación y amistad” que une a la Isla con Rusia.

“Deseo bienestar al pueblo cubano y alegría a cada uno de ustedes. Que Dios, con su misericordia y amor esté con ustedes”, declaró Cirilo, quien no hizo ninguna mención al encuentro de mañana con el Pontífice.

En ese mismo aeropuerto, Cirilo se reunirá, la tarde del viernes, con Francisco –quien hará en la Isla una breve escala antes de su visita oficial a México– un encuentro que está previsto para durar un par de horas, después del cual firmarán una declaración conjunta.

Aunque solo sea un primer contacto, es un gesto muy significativo en la distensión de conflictos seculares, como es el caso de la separación en 1054 de las Iglesias católica y ortodoxa , que intentan ahora un acercamiento posible gracias, en gran medida, a la disposición al diálogo de Francisco y Cirilo.

Las relaciones entre ortodoxos y católicos han mejorado mucho desde la entronización del papa Francisco, pero pocos esperaban ahora un encuentro, aunque sea en un territorio neutral como Cuba.

Portavoces de las dos Iglesias han destacado que la reunión pretende dar pasos para forjar una alianza en la defensa del cristianismo, perseguido con especial virulencia en Oriente Medio y el norte de África, frente al avance del yihadismo, sobre todo del Estado Islámico .

Católicos y ortodoxos comparten un mismo Dios y el mismo Evangelio, pero solo ahora se han puesto de acuerdo en denunciar al unísono la persecución de las minorías cristianas en esas regiones.

Aunque tanto el Vaticano como la Iglesia ortodoxa rusa han querido eliminar tintes políticos al encuentro, abordarán asuntos de la agenda global como la crisis de Ucrania, la guerra de Siria, el terrorismo islámico y la defensa del cristianismo.

No obstante, el acercamiento entre ambas Iglesias aún se topa con un grave problema, la Iglesia Greco-Católica o Uniata de Ucrania , a la que el Patriarcado ortodoxo acusa de apropiarse de sus diócesis en el oeste ucraniano y de promover la rebeldía contra Moscú.

Antes de su encuentro con Francisco, Cirilo se reunirá en el palacio de la Revolución por el presidente Castro y participará en la ceremonia de una ofrenda floral ante el monumento del prócer independentista cubano José Martí.

A pesar de que no figura en la agenda oficial de la visita, está previsto que el patriarca ruso sea recibido también por el líder cubano Fidel Castro, de 89 años y retirado del poder desde 2006.

Cirilo permanecerá en la Isla hasta el domingo, día en que oficiara una liturgia en la catedral de Nuestra Señora de Kazán, único templo ortodoxo ruso de la Isla donde hay unos 15.000 fieles.

Precisamente fue Cirilo quien viajó a Cuba en el 2008 para la ceremonia de consagración de esa catedral, aunque en esa ocasión no era todavía patriarca, sino metropolita, el segundo en la jerarquía de la Iglesia ortodoxa rusa.

El viaje de Cirilo a Cuba es la primera parada de su segunda gira por Latinoamérica donde además visitará Paraguay y Brasil, después de que la anterior le llevara, además de a la Isla, a Venezuela y Costa Rica.