28 agosto, 2016
 El jefe de guerrillero FARC de Colombia, Timoleón Jiménez , alias
El jefe de guerrillero FARC de Colombia, Timoleón Jiménez , alias "Timochenko", durante una conferencia de prensa con otros miembros de su delegación este domingo en La Habana.

La Habana

El jefe máximo de la guerrilla de las FARC, Timoleón Jiménez, ordenó a sus estructuras el alto al fuego definitivo en Colombia a partir de las doce de la noche de este domingo, tras el histórico acuerdo de paz alcanzado con el gobierno en Cuba.

"Ordeno a todos nuestros mandos, a todas nuestras unidades, a todos y cada uno de nuestros y nuestras combatientes, a cesar el fuego y las hostilidades de manera definitiva contra el Estado colombiano a partir de las 24 horas de la noche de hoy", proclamó Jiménez a la prensa en La Habana.

“Nunca más padres enterrando a sus hijos e hijas caídos en la guerra”, afirmó Timochenko. “En mi condición de comandante... ordeno a todos nuestros mandos, a todas nuestras unidades, a cada uno de nuestros y nuestras combatientes a cesar el fuego y las hostilidades de manera definitiva”.

“Las rivalidades y rencores deben quedarse en el pasado”, agregó el líder guerrillero visiblemente emocionado y rodeado de la delegación negociadora que trabajó en la isla, entre ellos el comandante Iván Márquez, cuyo verdadero nombre es Luciano Marín Arango, quien estuvo al frente en el diálogo por la parte insurgente.

La noticia coincide con otra notificación realizada el viernes por Santos para un alto al fuego por parte de las Fuerzas Armadas que entrará en vigor a partir del lunes 29 de agosto.

El gesto es el más reciente de una cadena de acuerdos y señales de disminución de las hostilidades de ambas partes que preparan la firma formal de la paz, la cual se llevará a cabo en algún momento entre el 20 y el 26 de setiembre. El 2 de octubre se efectuará un plebiscito en el cual los colombianos deben decidir si aceptan o no el texto rubricado y negociado en Cuba desde finales de 2012.

Sectores ligados al expresidente colombiano Álvaro Uribe se mostraron contrarios al proceso y no aceptan que las FARC se reincorporen a la vida política civil.

El acuerdo se basó en una agenda preestablecida de seis puntos: los problemas de la tierra, la participación política, el combate al narcotráfico, el resarcimiento a las víctimas y los mecanismos de verificación de lo convenido.

Creadas en la década de 1960, las FARC cuentan con unos 7.000 combatientes.

Esa guerrilla se encontraba en un cese del fuego temporal desde julio de 2015. Por su parte, el gobierno se abstenía de realizar bombardeos, pero no detuvo del todo la ofensiva y esporádicamente siguió habiendo algunos choques y enfrentamientos locales.

Etiquetado como: