11 febrero, 2014
Imagen cotidiana de una familia en un campo de refugiados para personas desplazadas en el aeropuerto de Mpoko en Bangui, República Centroafricana.
Imagen cotidiana de una familia en un campo de refugiados para personas desplazadas en el aeropuerto de Mpoko en Bangui, República Centroafricana.

Nueva York, Estados Unidos

El secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, instó a la comunidad internacional a hacer más esfuerzos para evitar nuevas atrocidades en la República Centroafricana, que se encuentra desgarrada por conflictos religiosos que podrían dividirla en dos.

"La partición de facto de la República Centroafricana es un riesgo claro. La brutalidad sectaria está cambiando la demografía del país", dijo Ban Ki -moon este martes a los periodistas en la sede de las Naciones Unidas (ONU).

La empobrecida excolonia francesa se sumió en el caos en marzo pasado después de que rebeldes derrocaran al gobierno, lo que desató la violencia mortal entre cristianos y musulmanes, provocándo enfrentamientos que han dejado un saldo de miles de personas muertas y un millón de desplazados, en los últimos 13 meses.

Para Ban la respuesta internacional no coindice con la gravedad de la situación.

"Tenemos que hacer más esfuerzos para evitar que haya más atrocidades, para proteger a los civiles, restaurar la ley y el orden, proporcionar asistencia humanitaria y mantener unido al país".

En el país africano están destacados unos 5.400 soldados de la misión internacional de la Unión Africana (MISCA, delegación especial de la ONU), y se espera que la fuerza llegue a 6.000 efectivos en marzo.

Francia ha desplegado 1.600 soldados, mientras que Estados Unidos está proporcionando apoyo logístico y la Unión Europea se ha comprometido a desplegar 500 soldados en Bangui.

"La respuesta internacional debe ser robusta, con un despliegue creíble de la fuerza", señaló Ban Ki-moon.

La República Centroafricana sufre una espiral de violencia protagonizada por facciones armadas enfrentadas de distinta religión, bandidos y una población que se encuentra en su mayoría en la extrema pobreza.

Etiquetado como: