8 marzo, 2014

Miami. EFE. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denunció ayer la “violación del ejercicio periodístico” en las últimas semanas en Venezuela, en un contexto de “represión gubernamental de la libertad de prensa” y de “criminalización de la protesta ciudadana”.

La SIP, con sede en Miami, señaló que del 12 de febrero al 3 de marzo pasado han sido agredidos 78 periodistas durante la cobertura de protestas en la calle, según información recogida por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) de aquel país.

Un joven devuelve una granada de gas el jueves, en Caracas. | EFE
Un joven devuelve una granada de gas el jueves, en Caracas. | EFE

Ademán, 19 periodistas nacionales e internacionales fueron despojados de sus equipos de trabajo por la Guardia Nacional Bolivariana, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y civiles armados.

El periódico El Impulso, de Barquisimeto, denunció que el miércoles un equipo de periodistas fue agredido mientras cubría un acto de conmemoración del primer aniversario del fallecimiento del presidente Hugo Chávez.

La periodista Aura Marina Rodríguez y el reportero gráfico Juan Brito estaban en la plaza Bolívar de Barquisimeto y fueron asaltados.

Fueron agredidos también periodistas de los diarios El Informador y La Prensa, de Lara, a quienes, como en el caso de El Impulso , les fueron sustraídos sus equipos.

Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de la SIP, expresó su preocupación por la situación de Venezuela, “donde cumplir el deber de los medios de comunicación de mantener informada a la población, se ha convertido, a los ojos del Gobierno, en un acto de oposición”.