Ejército sirio puso fin a la pausa y acusó a los rebeldes de no respetar el acuerdo

 19 septiembre, 2016

Damasco

Las Fuerzas Armadas sirias anunciaron este lunes el fin de la tregua iniciada hace una semana por Estados Unidos y Rusia, que se acusan mutuamente por el fracaso de este nuevo intento de poner fin al conflicto.

Desde Nueva York, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, afirmó que las condiciones para una cooperación militar de Estados Unidos con Rusia, un aspecto clave del acuerdo de tregua del 12 de setiembre, no estaban reunidas.

En un comunicado difundido por la agencia de prensa siria SANA, Damasco anunció que la suspensión de los combates anunciada hace una semana terminó y acusó a los grupos rebeldes "de no respetar ninguna de las disposiciones" del acuerdo.

"El Ejército sirio anuncia el fin de la suspensión de los combates que empezó a las 7:00 p. m. (hora local) del 12 de setiembre del 2016 en virtud del acuerdo rusoestadounidense", indicó.

Unas dos horas después, comenzaron los bombardeos en Alepo.

Un periodista de la AFP dijo que los bombardeos eran intensos y que se escuchan sin cesar sirenas en la zona rebelde de la ciudad, dividida desde el 2012.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres, reportó por su parte, que caían bombas en varias zonas de la ciudad, pero informó que no se podía determinar el origen de los bombardeos.

Los ministros de Relaciones Exteriores del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, incluyendo Estados Unidos y Rusia, se reunirán el martes en Nueva York, para analizar la situación.

La tregua respaldada por Rusia y Estados Unidos, tenía por ambición poner fin a un conflicto en el que han muerto más de 300.000 personas desde el 2011.

Reproches

"Se suponía que la tregua debía ser una verdadera oportunidad para terminar con este baño de sangre, pero los grupos terroristas armados incumplieron este acuerdo", detalló Damasco en un comunicado.

Por su parte, el secretario de Estado, Jonh Kerry, que negoció el acuerdo con su contraparte rusa, Serguei Lavrov, afirmó que Rusia falló en cumplir con su parte de la tregua, pero que Washington está dispuesta a continuar trabajando en ella.

Según los términos del acuerdo, si el cese al fuego se mantenía, Estados Unidos debía crear una célula militar con Moscú para atacar a los grupos yihadistas que operan en Siria.

Poco antes, Kerry había insistido en que el cese al fuego se mantenía, "pero que es frágil".

Al margen de la Asamblea General de la ONU dijo a periodistas que responsables estadounidenses estaban "reunidos en este momento con (responsables) rusos en Ginebra. El proceso evoluciona y veremos en dónde estamos al final del día".

No obstante, el Ministerio de Defensa ruso había aguado las esperanzas de que la tregua se prolongara más allá de este lunes por la noche.

El general ruso Serguei Rudskoi estimó que "considerando que las condiciones del alto el fuego no están siendo respetadas por los rebeldes, consideramos que no tiene sentido para las fuerzas del gobierno sirio respetarla de forma unilateral".

Añadió que "el principal punto" es que los rebeldes no se separaron en el terreno del grupo yihadista Frente Fateh al-Sham.

Violencia de regreso

Al menos 32 personas murieron este lunes en los bombardeos lanzados contra la ciudad siria de Alepo.

Seis civiles, entre los cuales había un niño, murieron en esta ciudad, mientras que en el este de la provincia otras 22 personas fallecieron, incluyendo 12 voluntarios de la Luna Roja Siria y conductores de los camiones de ayuda humanitaria. Otras cuatro personas murieron en el este de la provincia.

"La situación en la zona es caótica y estamos muy consternados de que los trabajadores humanitarios y las misiones hayan vuelto a sufrir la brutalidad de este conflicto", dijo la vocera de la Luna Roja Siria, Ingy Sedky.

El presidente sirio Bashar al-Asad acusó este lunes a Washington de haber cometido una "agresión flagrante".

"Se suponía que la tregua debía ser una verdadera oportunidad para terminar con este baño de sangre, pero los grupos terroristas armados incumplieron este acuerdo". Comunicado del Gobierno sirio.

Una consejera del presidente sirio, Buthaina Shaaban, dijo el domingo que Damasco considera que "este ataque fue deliberado. Todo era premeditado".

Aprovechando este ataque los yihadistas lograron tomar la colina Thurda, que domina el aeropuerto de Deir Ezzor controlado por el régimen, según una fuente militar. Con esta posición los yihadistas pueden impedir los movimientos de aviones y helicópteros.

Las fuerzas del régimen, respaldadas por Rusia, operaban para recuperar esta posición, indicó una fuente militar a AFP.

La tregua debía permitir la llegada de ayuda humanitaria a la regiones más necesitadas, pero la llegada se hacía este lunes a cuentagotas.

Este lunes, según David Swanson, un vocero de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), la ayuda logró llegar a dos regiones de difícile acceso.

La ayuda fue distribuida a decenas de miles de personas en Talbisé, una ciudad rebelde en la provincia de Homs.

Otra caravana debe dirigirse a Orum al Kubra, una localidad en el oeste de la provincia de Alepo, en donde viven 78.000 personas, para distribuir ayuda.

Sin embargo, los convoyes destinados a los barrios de Alepo controlados por los rebeldes continúan detenidos en la frontera con Turquía.

Etiquetado como: