Moscú pide a Washington amplia investigación de acción contra Ejército de Damasco

 18 septiembre, 2016
El alto al fuego de Siria estaba al borde del colapso domingo, después que la coalición liderada por Estados Unidos bombardeara la ciudad de Alepo y matara a docenas de soldados sirios.
El alto al fuego de Siria estaba al borde del colapso domingo, después que la coalición liderada por Estados Unidos bombardeara la ciudad de Alepo y matara a docenas de soldados sirios.

Beirut

La tregua en Siria pendía de un hilo este domingo después de que el sábado la coalición liderada por Washington atacó una posición del Ejército sirio y de que Alepo sufrió el primer ataque desde el inicio del cese el fuego.

La degradación de la situación coincide con el aumento de la tensión entre los dos impulsores de la tregua, Rusia y Estados Unidos, que se acusan mutuamente de hacer fracasar el cese al fuego.

El sábado la situación se tensó aún más luego de que la coalición liderada por Estados Unidos bombardeó en el este del país posiciones del Ejército sirio, aliado de Moscú, y mató a al menos 90 efectivos, según el último balance del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Rusia pidió el domingo a Washington una investigación completa sobre el ataque. "Moscú está profundamente inquieto por lo que pasó. Pedimos a nuestros socios estadounidenses que lleven a cabo la más completa investigación y que tomen las medidas para evitar tales incidentes en el futuro", declaró el ministerio de exteriores ruso en un comunicado.

La coalición reconoció que había bombardeado lo que pensaba era una posición del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y puso fin a la operación cuando Moscú le avisó que se trataba quizás de militares sirios.

Requerido por Moscú, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reunió el sábado de noche con carácter de urgencia.

Queja de Damasco. La consejera del presidente sirio, Bashar al-Asad, Buthaina Chaban, acusó a la coalición de lanzar un ataque deliberado.

"Todo estuvo premeditado. Dáesh (acrónimo árabe para el grupo yihadista EI) estaba al tanto y cuando avanzó los bombardeos cesaron", afirmó por teléfono desde Damasco.

Este incidente es "un mal presagio" para que se mantenga el acuerdo ruso-estadounidense en Siria, declaró, por su parte, el embajador ruso Vitali Shurkin.

"Nosotros nos comprometimos con una tregua que va a seguir hasta que expire. Quizás después sea prolongada, quizás después habrá otro acuerdo. La situación política es muy inestable", dijo la consejera presidencial siria.

Soldados sirios caminaban a través de una calle del barrio al-Farafira, en la ciudad de Alepo este viernes. Ese sector está bajo control de las fuerzas gubernamentales.
Soldados sirios caminaban a través de una calle del barrio al-Farafira, en la ciudad de Alepo este viernes. Ese sector está bajo control de las fuerzas gubernamentales.

En tanto, el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Marc Ayrault, declaró que el principal responsable de violar la tregua en Siria era el régimen sirio.

Este domingo, las fuerzas del régimen lanzaron una ofensiva en Deir Ezor para intentar reconquistar las posiciones tomadas la víspera por el EI. Una fuente militar siria informó de que el EI abatió un avión del Ejército y que el piloto murió.

La práctica totalidad de la provincia de Deir Ezor se encuentra en manos del EI con excepción del aeropuerto militar y varios barrios adyacentes, controlados por el régimen.

El OSDH indicó que el domingo la zona rebelde de Alepo sufrió cuatro ataques aéreos, los primeros desde el inicio de la tregua.

En esta ciudad del norte de Siria, otrora capital económica del país, se encuentra el principal frente de una guerra que ha dejado más de 300.000 muertos desde el 2011.

El acuerdo de tregua ruso-estadounidense preveía, entre otros puntos, el envío de ayuda humanitaria a las zonas rebeldes de la ciudad en donde viven, según Naciones Unidas, unos 250.000 habitantes, sitiados por las fuerzas del gobierno de al-Asad.

Ante la falta de garantías suficientes, los camiones de alimentos y medicamentos continuaban bloqueados en la frontera entre Turquía y Siria.

En la región de Dera, controlada por los rebeldes, dos barriles explosivos lanzados por helicópteros del ejército provocaron nueve muertos.

Según el OSDH, un total de 10 civiles han muerto este domingo, en la jornada más sangrienta desde el inicio de la tregua.

En los últimos días, pese a la tregua, los enfrentamientos se multiplicaron en la Guta Oriental, al este de la capital, en el norte de la provincia de Hama y la de Homs, en el centro del país, así como en el oeste, en la provincia montañosa de Latakia.

Etiquetado como: