Minoría podría boicotear sesión clave de Parlamento el domingo

 12 julio, 2014

Kirku, Irak. AFP. La perspectiva de formar un gobierno iraquí de unidad se alejaba ayer con la toma por las fuerzas kurdas de dos importantes campos petrolíferos cerca de Kirkuk (norte del país), donde un doble atentado dejó al menos 28 muertos .

La ciudad multiétnica sufrió un doble atentado con coche bomba seguido por la explosión de una bomba artesanal. Muchas de las víctimas, entre ellas mujeres y niño, habían huido de la ofensiva de los insurgentes sunitas en las provincias vecinas y buscaban viajar a zonas más tranquilas del sur, según una fuente médica.

Los combates bajaron en intensidad cerca de Ramadi (oeste), blanco el jueves de una ofensiva de los insurgentes liderados por los yihadistas ultrarradicales del Estado Islámico (EI).

A dos días de una reunión clave del Parlamento para formar gobierno, el primer ministro, el chiita Nuri al-Maliki, vencedor en las legislativas de abril pero criticado por su autoritarismo y su política confesional, se enfrenta a la vez a la ofensiva de los insurgentes sunitas y a las crecientes tensiones con el Kurdistán iraquí.

El jeque Abdul Mahdi al-Karbalai habla a los fieles reunidos en la mezquita del Imam Husein durante la oración del viernes en la ciudad santa chiita de Karbala, 50 kilómetros al sur de Bagdad. | AP
El jeque Abdul Mahdi al-Karbalai habla a los fieles reunidos en la mezquita del Imam Husein durante la oración del viernes en la ciudad santa chiita de Karbala, 50 kilómetros al sur de Bagdad. | AP

Las autoridades kurdas afirmaron haberse apoderado de los campos petrolíferos de Bai Hasan y de la zona de Makhmur, cerca de la ciudad de Kirkuk, una ciudad multiétnica disputada de cuyo control ya se habían hecho en plena ofensiva de los yihadistas.

La producción de estos campos, evaluada por el Ministerio de Petróleo en Bagdad en 400.000 barriles diarios, “se destinará primero a suplir la falta de productos refinados en el mercado doméstico”, según un comunicado de las autoridades locales, quienes precisaron que el personal tenía la elección entre cooperar o irse.

Más tensión. La iniciativa, vivamente criticada por Bagdad, marca una nueva escalada de tensiones.

El jueves, las autoridades kurdas ya anunciaron su voluntad de convocar rápidamente un referéndum de independencia y pidieron a al-Maliki abandonar el poder , al tiempo que lo tildaron de “histérico” por acusar a la provincia autónoma de servir de cuartel general a los insurgentes.

Los ministros kurdos anunciaron también que boicoteaban las reuniones del Consejo de Ministros de Bagdad.

Estas tensiones comprometen las tentativas de formar un gobierno de unidad nacional que permitiría a la clase política presentar un frente unido a la ofensiva relámpago lanzada el 9 de junio por los insurgentes del Estado Islámico.

El Parlamento se reúne mañana para tratar de abrir la vía a la formación de un gobierno tras las legislativas del 30 de abril, después de una primera sesión desastrosa –el 1. ° de julio y el aplazamiento de una sesión prevista el martes.

El gran ayatolá Ali Al Sistani, la mayor autoridad religiosa chiita del país, llamó de nuevo el viernes a los políticos iraquíes a dejar de pelearse y darse prisa en elegir a un nuevo gobierno.

Pero los llamamientos a la unidad, lanzados también por las potencias occidentales, parecen de momento haber sido en vano.

Al-Maliki rechaza retirarse para dejar sitio a una personalidad menos criticada. Ayer encargó a un chiita reemplazar al ministro de Relaciones Exteriores Hoshyar Zebari, uno de los miembros kurdos del gobierno.

Para algunos analistas, los kurdos podría incluso sabotear la sesión parlamentaria prevista para el domingo.

Etiquetado como: