Presa de Mosul suministra agua a la segunda ciudad más importante de Irak

 18 agosto, 2014
Un combatiente kurdo preparó ayer armamento en su posición de combate cerca del embalse de Mosul, Irak. Las fuerzas kurdas tomaron la represa con el apoyo aéreo de EE. UU. | AFP
Un combatiente kurdo preparó ayer armamento en su posición de combate cerca del embalse de Mosul, Irak. Las fuerzas kurdas tomaron la represa con el apoyo aéreo de EE. UU. | AFP

AL-QOSH. AFP y EFE. Las fuerzas kurdas, apoyadas por la Aviación estadounidense, arrebataron ayer la represa más importante de Irak a los yihadistas del Estado Islámico (EI), quienes se enfrentan con tribus sunitas en el oeste del país.

“La represa de Mosul ha sido completamente liberada”, declaró Ali Awni, un responsable del principal partido kurdo, quien añadió que los combates se llevaban a cabo en Tal Kayf, una localidad en manos de los yihadistas a 100 kilómetros de la represa.

Un vocero del Ejército aseguró que los combates terminaron y señaló que algunas zonas eran inaccesibles a causa de las bombas colocadas por los insurgentes.

Las fuerzas kurdas lanzaron el sábado una ofensiva para retomar el control de esa represa que suministra agua y electricidad a la mayor parte de la región y que tomaron los yihadistas el 7 de agosto.

Estados Unidos, que inició sus bombardeos el 8 de agosto, lanzó en los dos últimos días 23 ataques aéreos con aviones, 14 de ellos ayer, que destruyeron vehículos militares y un puesto de control del EI.

“El objetivo de estas acciones es apoyar los esfuerzos humanitarios, proteger las infraestructuras importantes, al personal y las instalaciones de Estados Unidos en Irak , y ayudar a las fuerzas de seguridad kurdas”, explicó el comando militar estadounidense en Oriente Medio y Asia central.

Ante el avance yihadista hacia el Kurdistán, la comunidad internacional se movilizó para ayudar a las decenas de miles de desplazados en campamentos del norte del país , en condiciones lamentables.

Los yihadistas entraron el viernes en la localidad de Kocho, a 150 kilómetros al suroeste de Mosul, donde mataron a unas 80 personas, en su mayoría yazidíes, indicó el responsable iraquí Hoshyar Zebari, quien denunció una “masacre”.

El avance de los kurdos con apoyo estadounidense en el norte de Irak es un paso clave para la recuperación de los territorios perdidos ocupados por el EI, que tomaron Mosul, una ciudad estratégica y la segunda más importante del país.

Desconcierto. Irak está sumido en el caos desde que los yihadistas lanzaron una ofensiva el 9 de junio al norte de Bagdad, que se extendió a inicios de agosto a las localidades carcanas a la región del Kurdistán.

Tras el lanzamiento de esta ofensiva, las fuerzas kurdas tomaron varias zonas del norte del país abandonadas por los militares iraquíes y lanzaron a principios de julio un proyecto de referendo de independencia de Kurdistán.

Este plan recibió un balde de agua fría del jefe de la diplomacia alemán, Frank-Walter Steinmeier, quien se mostró contrario a “un Estado independiente de los kurdos” para no desestabilizar más el país.

Los combatientes del EI también están presentes en el conflicto que desgarra a la vecina Siria, donde se enfrentan contra la rebeldes y contra el régimen de Damasco.

“El régimen llevó a cabo 13 ataques aéreos en la ciudad de Raka y 11 en la ciudad de Tabka, matando a al menos 31 yihadistas e hiriendo a decenas de ellos”, indicó ayer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Para detener a los yihadistas, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptó una resolución para impedir el reclutamiento y la financiación de los radicales en Irak y Siria, mientras que la Unión Europea apoyó la entrega de armas a los combatientes kurdos , como ya hacen Francia y Estados Unidos.