El Secretario de Estado estadounidense espera reunirse en los próximos días con el presidente palestino Mahmud Abas

 22 octubre, 2015
El secretario de Estados estadounidense John Kerry durante la reunión con el primer ministro israelí Bejamin Netanyahu en un hotel de Berlín, Alemania.
El secretario de Estados estadounidense John Kerry durante la reunión con el primer ministro israelí Bejamin Netanyahu en un hotel de Berlín, Alemania.

Berlín

El Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, iniciaron este jueves en Berlín una reunión para frenar la ola de violencia entre palestinos e israelíes.

Ambos dirigentes, que se vieron por última vez a finales de setiembre en Nueva York, se reunieron en un hotel de la capital alemana.

"Es absolutamente crucial poner fin a toda la violencia y hallar una vía que permita construir un proceso de paz entre israelíes y palestinos, lo que no es el caso actualmente", dijo Kerry, junto a Netanyahu, ante un grupo de periodistas, poco antes de iniciarse la reunión.

Esta reunión inaugura una serie de encuentros diplomáticos este miércoles en Berlín sobre el conflicto israelí-palestino, con reuniones bilaterales previstas entre el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, Kerry y Netanyahu.

Kerry espera reunirse en los próximos días con el presidente palestino Mahmud Abás. También lo hará con la Alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, quien también se entrevistará con el primer ministro israelí.

El Secretario de Estado estadounidense intenta acercar posiciones de las dos partes para intentar llegar a "un nivel de entendimiento que pueda garantizar más seguridad y estabilidad", añadió el portavoz.

Por su lado, el miércoles por la noche la canciller alemana Angela Merkel reiteró la tradicional posición alemana al subrayar el derecho del Estado hebreo a proteger a la población contra el terrorismo, aunque advirtió que los jóvenes palestinos necesitan una perspectiva de futuro para incitarlos a "renunciar a la violencia".