Repentina erupción el sábado causó al menos la muerte de 36 excursionistas

 30 septiembre, 2014

Kiso, Japón.

El aumento de la actividad sísmica elevó este martes el temor a que se produzca otra erupción en un volcán japonés donde murieron 36 personas, forzando a los rescatistas a suspender sus planes de intentar recuperar al menos dos docenas de cuerpos que siguen en la cumbre.

Los temblores volcánicos crecieron a un nivel sin precedentes desde el sábado por la noche, horas después de la primera gran erupción del monte Ontake, dijo Shoji Saito, de la agencia meteorológica japonesa.

"En este punto, puede pasar cualquier cosa", dijo Saito, aunque evitó predecir otra gran erupción.

Entre 80 y 100 parientes y amigos de los que nunca regresaron de la cumbre esperaban noticias en un salón municipal en la cercana localidad de Kiso.

Los equipos de rescate hallaron cinco cuerpos más ayer, elevando la cifra estimada de muertos a 36. Sólo se logró trasladar por aire 12 cuerpos desde el comienzo de la erupción el sábado, debido al peligro de la situación.

Un helicóptero de las Fuerzas de Autodefena de Japón rescató el domingo a una persona que logró escapar viva de una erupción de ceniza del monte Ontake.
Un helicóptero de las Fuerzas de Autodefena de Japón rescató el domingo a una persona que logró escapar viva de una erupción de ceniza del monte Ontake.

Se cree que al menos 250 personas estaban en la montaña, un popular destino de senderismo, cuando entró en erupción.

No está claro cómo murieron las víctimas, aunque los expertos apuntan como causas probables a la asfixia por cenizas, impacto de rocas que caían, gases tóxicos, o una combinación de estos factores. Algunos de los cuerpos presentaban graves contusiones.

Los sobrevivientes dijeron a los medios japoneses que se habían visto golpeados por rocas que caían de la erupción.

Yuji Tsuno, un veterano fotógrafo de montaña, estaba cerca de la cumbre. Tras hacer fotografías de la erupción inicial de ceniza y escorias, rápidamente se refugió en una choza cercana, dijo a la cadena de televisión TBS.

Unos 20 minutos más tarde, cuando el humo se redujo parcialmente, Tsuno se apresuró a comenzar su descenso. Fue una apuesta, dijo, pero creía que sería su única oportunidad.

"Casi pensé que era el final de mi vida", manifestó en su entrevista.

La erupción tomó por sorpresa a los sismólogos. Aunque en las últimas dos semanas se había registrado un cierto aumento de actividad sísmica, no había indicaciones de una gran erupción, señaló Satoshi Deguchi, miembro de la Agencia Meteorológica japonesa en la prefectura de Nagano.

Etiquetado como: