2 julio, 2014

Tokio. AFP. Japón tomó ayer la decisión histórica de autorizar a las Fuerzas Armadas a participar en operaciones en el exterior para ayudar a países aliados, una novedad desde la instauración en 1947 de una Constitución pacifista.

El nacionalista y conservador primer ministro, Shinzo Abe, anunció esta decisión en conferencia de prensa, y declaró: “Sean cuales fueren las circunstancias, yo protegeré la vida y la existencia en paz de los japoneses”.

“Tengo esta grave responsabilidad”, agregó antes de explicar la filosofía de esta nueva doctrina elaborada por un panel de expertos autorizados por él mismo, sin consultar a los dos partidos de la coalición en el poder, el Partido Liberal Demócrata y el Nuevo Komeito.

La coincidencia quiso que ayer fuera el 60.° aniversario de la creación de las Fuerzas de Autodefensa (FAD) , cuyo nombre es el oficial del Ejército nipón.

Shinzo Abe trató de tranquilizar a la población, al afirmar que “Japón no estará involucrado en una guerra para defender a otro país; eso está fuera de discusión”.

Para justificar su decisión, señaló las crecientes amenazas para Japón, en una clara alusión a las ambiciones regionales de China , cuyo aumento del presupuesto militar es todos los años de dos cifras.

Esta evolución aprobada por Washington constituye un cambio radical en la historia del país desde el final de la última guerra, ya que detrás del concepto de “derecho a la autodefensa colectiva” se oculta, en realidad, la posibilidad de lanzar operaciones militares exteriores para ayudar a aliados, en primera fila, de los cuales está Estados Unidos, protector del archipiélago.

Los soldados japoneses podrán socorrer a las fuerzas de un país aliado, aunque Japón no sea atacado directamente.

Etiquetado como: