Esta práctica no se presentaba en la zona desde 2009

 19 noviembre, 2014
Familiares del palestino Abdelrahman Shaludi, que asesinó a dos israelíes en un ataque con un coche el pasado mes de octubre, inspeccionan los daños registrados en la vivienda de su familia en el barrio de Silwan
Familiares del palestino Abdelrahman Shaludi, que asesinó a dos israelíes en un ataque con un coche el pasado mes de octubre, inspeccionan los daños registrados en la vivienda de su familia en el barrio de Silwan

Jerusalén

La "mano de hierro" prometida por Israel tras el atentado mortal contra una sinagoga empezó a hacerse palpable el miércoles en Jerusalén Este, donde las fuerzas del orden destruyeron por primera vez en años el apartamento de un "terrorista" palestino.

El apartamento de Abdel Rahman Shalodi, ubicado en el barrio de Silwan, en Jerusalén Este, ocupada y anexada por Israel, quedó totalmente destruido.

El 22 de octubre, Shalodi mató a un bebé israelo norteamericano de tres meses y a una ecuatoriana de 22 años al embestir con su automóvil una estación de tranvía.

"¿Dónde vamos a ir ahora? Ya no tenemos vivienda", deploró Nibras, una hermana del palestino acusado de terrorismo.

Las viviendas de otros palestinos acusados de participar en ataques contra israelíes correrán probablemente la misma suerte.

Se trata de la primera vez desde 2009 que las fuerzas israelíes destruyen una vivienda en Jerusalén, una medida que los palestinos viven como un castigo colectivo insoportable, indicó un abogado israelí especializado en los asuntos de Jerusalén.

En los territorios ocupados de Cisjordania la práctica de destrucción de viviendas, que casi siempre deja en la calle a familias enteras, no cesó.

isra
isra
"¿Dónde vamos a ir ahora? Ya no tenemos vivienda", deploró Nibras, una hermana del palestino acusado de terrorismo

En agosto pasado, el ejército destruyó las viviendas de dos hombres acusados de haber secuestrado y matado a tres adolescentes judíos en junio.

Frente a una situación cada vez más explosiva, el gobierno israelí quiso cumplir rápidamente con la promesa de "mano de hierro" del primer ministro, Benjamin Netanyahu, contra la serie de atentados de las últimas semanas y en particular el de la sinagoga de Jerusalén Oeste.

Dos primos palestinos, Udai y Ghassan Abou Jamal, armados con hachas y una pistola, mataron a cuatro rabinos y un policía antes de ser abatidos.

Se trata del ataque más mortífero desde 2008 en Israel.

Etiquetado como: