Es acusado de haber recibido sobornos de 20 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht

 12 febrero
Un juez peruano emitió una orden de captura internacional contra el expresidente Alejandro Toledo.
Un juez peruano emitió una orden de captura internacional contra el expresidente Alejandro Toledo.

Jerusalén

Israel anunció este domingo que rechazará el ingreso del fugitivo expresidente peruano Alejandro Toledo, con orden de captura internacional bajo cargos de haber recibido sobornos de 20 millones de dólares de la empresa brasileña de obras públicas Odebrecht.

"Toledo será autorizado (a ingresar) en Israel únicamente cuando sus asuntos pendientes en Perú estén solucionados", dijo en un comunicado el vocero del ministerio de Asuntos Exteriores, Emmanuel Nahshon.

Lima sospecha que Toledo podría buscar refugio en Estados Unidos o en Israel, ya que su esposa Eliane Krap tiene esa ciudadanía además de la francesa y la belga.

La policía peruana lanzó una orden de arresto internacional contra el exmandatario, de 70 años, quien fuera durante un tiempo alabado por su labor contra la corrupción.

En un principio se creía que podía encontrarse en París, pero el gobierno de Perú dijo el viernes que según sus informaciones, Toledo podría estar en San Francisco (California, EE. UU.) y con la intención de volar a Israel.

Las autoridades estadounidenses e israelíes ya han sido alertadas, precisó el ejecutivo peruano.

Toledo se encontraba en la universidad de Stanford, cerca de San Francisco, centro en el que obtuvo su Doctorado en Economía.

La justicia peruana emitió una orden de captura internacional y prisión preventiva de 18 meses para Toledo, acusado de recibir 20 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht para favorecerla con la construcción de una carretera.

El expresidente niega las acusaciones, asegurando que se trata de una persecución política, pero hasta ahora no ha sido capaz de explicar de dónde procede el dinero de origen dudoso.

En un principio dijo que se trataba de un préstamo de su suegra, que a su vez lo habría obtenido como sobreviviente del Holocausto.

Pero su exvicepresidente, David Waisman, un miembro prominente de la comunidad judía en Perú, negó la veracidad de esa explicación.