Invasión se inició al término de una breve tregua; EE. UU. pide evitar bajas civiles

 18 julio, 2014

Jerusalén. AFP. Israel lanzó ayer una ofensiva terrestre contra Gaza, luego de diez días de bombardeos para poner fin al disparo de cohetes desde ese enclave palestino controlado por el movimiento islamista Hamás , que prometió hacerle pagar caro la invasión.

La operación se inició tras una breve tregua humanitaria y pese a un llamado de Estados Unidos para que Israel “redoble sus esfuerzos para evitar bajas civiles”.

“El primer ministro (Benjamín Netanyahu) y el ministro de Defensa ordenaron al Ejército, el jueves por la noche, iniciar una operación terrestre”, informó la oficina del jefe de Gobierno en un comunicado.

“La decisión fue aprobada por el gabinete de seguridad después de que Hamás rechazó el plan egipcio de alto el fuego y siguió lanzando cohetes contra Israel”, agregó.

El anuncio fue a la par con un intenso bombardeo aéreo, marítimo y terrestre de la franja de Gaza y de tiros de tanques concentrados en la frontera, indicó un periodista de la AFP presente en el lugar.

Alto precio. Hamás, por su lado, prometió que Israel pagará “un alto precio” por entrar en Gaza.

“El inicio de la ofensiva terrestre israelí en Gaza es un paso peligroso, cuyas consecuencias no se han calculado”, manifestó el portavoz de Hamás, Fawri Barhum, en un comunicado.

Un misil israelí ilumina la noche de Gaza al chocar contra varios edificios. Al menos 241 palestinos han muerto en los ataques a la franja de Gaza. | AFP
Un misil israelí ilumina la noche de Gaza al chocar contra varios edificios. Al menos 241 palestinos han muerto en los ataques a la franja de Gaza. | AFP

“Israel pagará un alto precio y Hamás está listo para el enfrentamiento”, agregó.

Un comunicado militar israelí indicó que la invasión se propone garantizar que “los residentes israelíes puedan vivir en seguridad, sin estar bajo el terror continuo, y asestar un duro golpe a la estructura terrorista de Hamás”.

“La operación, limitada a algunos sectores de Gaza, involucrará a cuerpos de infantería, de artillería y de inteligencia, con apoyo de la aeronáutica y la marina”, agregó.

Israel había procedido en los últimos días a un despliegue masivo de blindados, piezas de artillería y unidades de infantería en la frontera y había ordenado la movilización de unos 40.000 efectivos. Después del inicio de la operación terrestre, aprobó la movilización de otros 18.000 reservistas.

Lamentable. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó la escalada y urgió a Israel a “hacer mucho más” para proteger a los civiles palestinos.

Un cohete disparado desde Gaza cayó en un terreno baldío cerca de la ciudad israelí de Ashkelon (sur) apenas concluidas las cinco horas de tregua humanitaria negociada por la ONU, a las 15:00 locales.

La aviación israelí bombardeó el enclave palestino y mató a tres niños en el centro de la ciudad de Gaza, según los servicios de emergencia locales, que también dieron parte de un muerto en otro ataque.

Egipto criticó al grupo Hamás por haberse negado a aceptar el alto el fuego que hubiera salvado numerosas vidas.

Al menos 241 palestinos, en su gran mayoría civiles y entre ellos numerosos niños, murieron desde el inicio de los bombardeos aéreos israelíes el 8 de julio, según organizaciones no gubernamentales.

Hamás disparó por su lado más de mil cohetes contra el territorio israelí, provocando una víctima mortal.