Al menos cinco personas fallecieron cuando dormían en ataque hebreo

 24 agosto, 2014
Hombres palestinos observan una explosión luego de que una bomba de un ataque aéreo israelí golpeara ayer una casa en la Ciudad de Gaza. | AFP
Hombres palestinos observan una explosión luego de que una bomba de un ataque aéreo israelí golpeara ayer una casa en la Ciudad de Gaza. | AFP

Gaza. AFP y AP. Israel bombardeó intensamente este sábado la franja de Gaza y mató a cinco miembros de una familia que estaban durmiendo, en momentos en que Egipto instaba a israelíes y palestinos a reanudar las negociaciones.

El ataque tuvo lugar en el centro de la franja, en Al Zawaida. Murieron cinco miembros de la misma familia: el padre, de 28 años, la madre, de 26, y sus dos niños de tres y cuatro años de edad. Un tío del padre, de 45 años, murió también, indicaron los médicos. Según testigos, el ataque apuntó a una casa.

“Toda esta región es una región agrícola. Estaban durmiendo y a las doce y media, en medio de la noche, un (avión) F16 bombardeó la casa”, afirmó Salah Abu Dahror, un pariente, mientras cientos de personas enterraban a los muertos cavando con sus propias manos.

El ejército israelí indicó que atacó unos 35 objetivos en la franja de Gaza ayer y que unos 30 disparos desde el enclave palestino alcanzaron el territorio de Israel.

Violencia. Horas después de este ataque, la aviación israelí disparó dos misiles contra un edificio de departamentos de 12 pisos en el centro de la Ciudad de Gaza, haciendo que la estructura se desplomara en medio de una bola de fuego e hiriendo por lo menos a 22 personas, 11 de ellas niños, dijeron testigos y funcionarios palestinos.

El Estado de Israel afirma que quiere garantizar la seguridad de los civiles israelíes ante los disparos desde Gaza, mientras que Hamás exige el fin del bloqueo del territorio palestino.

Un portavoz del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu había advertido que Hamás pagará un alto precio por los ataques.

En este contexto, Egipto invitó a las partes interesadas a aceptar un alto el fuego de duración ilimitada y a retomar las negociaciones indirectas en El Cairo, suspendidas desde que se reanudaron las hostilidades el martes, tras nueve días de alto el fuego provisional.

“Lo que nos interesa ahora es poner fin a la efusión de sangre” afirmó el presidente palestino Mahmud Abas.

Etiquetado como: