Como era previsible, presidente Rohani respondió a expresiones de Trump el martes

 20 septiembre

Naciones Unidas

Irán advirtió este miércoles ante la Asamblea General de la ONU que reaccionará con "determinación" a cualquier violación al acuerdo sobre materia nuclear firmado con varios países en 2015, y desestimó reabrir negociaciones con Estados Unidos por un nuevo entendimiento.

El presidente de Irán, Hasan Rohani, dijo que su país no será "el primero" en violar el acuerdo, "pero responderá con determinación a su violación por cualquiera de las partes".

Se trata de una advertencia directa a la postura de Estados Unidos –apoyada abiertamente por Israel– de considerar obsoleto el histórico acuerdo del 2015 y sugerir la necesidad de un nuevo entendimiento.

"Será una gran lástima que este acuerdo resulte destruido por parias recién llegados al mundo de la política (en referencia a Trump que el martes habló de países parias entre los que mencionó a Corea del Norte e Irán). El mundo perdería una gran oportunidad", señaló el líder iraní.

Rohani añadió que el acuerdo "es el resultado de dos años de intensas negociaciones multilaterales, y fue mayoritariamente aplaudido por la comunidad internacional" hasta ser refrendado por el propio Consejo de Seguridad de la ONU.

Por ese acuerdo, Irán suspendió parte de su programa de enriquecimiento de uranio, desmanteló algunos reactores y abrió instalaciones a la inspección de la ONU. En contrapartida, Estados Unidos y la Unión Europea levantaron sanciones que habían adoptado contra Teherán.

Poco más tarde, Rohani dijo a la prensa que ni siquiera consideraba la posibilidad de reabrir negociaciones con Estados Unidos por ese acuerdo, alegando que eso sería "una pérdida de tiempo".

Activistas de la Organización de las Comunidades Iraníamericanas protestan para denunciar abusos contra los derechos humanos y pedir un cambio democrático en Irán, fuera de la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.
Activistas de la Organización de las Comunidades Iraníamericanas protestan para denunciar abusos contra los derechos humanos y pedir un cambio democrático en Irán, fuera de la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Rohani dijo que si Estados Unidos se retira del acuerdo, Irán tiene "varias opciones" incluyendo "la eliminación de obstáculos". "Significa que tendríamos las manos libres para tomar cualquier acción que veamos beneficiosa para nuestro país", dijo, sin dar más detalles.

La 72ª Asamblea General de la ONU arrancó el martes su maratón de discursos y reuniones bajo la sombra ominosa de un posible conflicto nuclear con Corea del Norte, pero este miércoles la sobrevivencia del acuerdo multipartito con Irán se convirtió en el centro de las atenciones.

El martes, el presidente estadounidense Donald Trump dejó a la ONU casi sin respirar con una retórica de elevado voltaje belicista, en que llegó a amenazar con "destruir totalmente" a Corea del Norte.

Con relación al acuerdo sobre política nuclear con Irán, Trump dijo que era uno de los peores jamás firmados por la Casa Blanca. "Francamente, creo que es una vergüenza", dijo el mandatario.

Trump estaba también enviando un mensaje interno, ya que su gobierno tiene hasta el 15 de octubre para informar al Congreso si cree que Teherán cumple con sus obligaciones estipuladas en el acuerdo.

En respuesta, Rohani criticó este miércoles "la retórica ignorante, absurda y odiosa, llena de acusaciones ridículas y sin fundamento, que fue utilizada en este recinto" la víspera.

Sin embargo, Francia, uno de los cinco países firmantes del pacto con Irán, volvió a defender este miércoles la continuidad del acuerdo.

El mandatario francés, Emmanuel Macron, insistió ante periodistas en la ONU que denunciar ese acuerdo sería un "grave error", pero sugirió que se le añadan artículos.

"Tenemos que mantener el acuerdo del 2015 porque es un buen acuerdo con un control estricto de la situación actual, y tenemos que añadir dos o tres pilares", dijo.

Entre esos pilares señaló artículos referentes a pruebas misilísticas iraníes y la continuidad del acuerdo más allá de 2025.

En Washington, Trump dijo a periodistas el miércoles que había llegado a una "decisión" sobre la cuestión del acuerdo con Irán, pero no ofreció detalles.

Otra vez Venezuela. En el ámbito latinoamericano, la crisis de Venezuela, volvió a ser debatida en el ámbito de la Asamblea General.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, advirtió sobre el impacto directo que la crisis tiene sobre los países de la región, por el aumento de los flujos migratorios.

El presidente de Irán Hasan Rohani pronuncia su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas este miércoles 20 de setiembre.
El presidente de Irán Hasan Rohani pronuncia su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas este miércoles 20 de setiembre.

Esa crisis "tiene un impacto profundo en la región" porque un incremento en los flujos migratorios provocaría "situaciones complejas en los países vecinos", señaló el mandatario.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) estima que la situación de Venezuela ha provocado una crisis regional de refugiados venezolanos.

Unos 300.000 venezolanos se han instalado en Colombia, cerca de la mitad de manera irregular.

A su vez, la vicepresidenta de Argentina, Gabriela Michetti, pidió un "esfuerzo de negociación creíble y de buena fe que tenga el consenso de las partes y esté orientado a alcanzar pacíficamente el restablecimiento de la democracia" en Venezuela.

Varela y Michetti habían participado el lunes de una cena con Trump en la que el mandatario estadounidense les pidió aumentar la presión diplomática sobre Caracas.

Por su parte, el nuevo presidente de Ecuador, Lenín Moreno, utilizó la tribuna de la Asamblea General para pedir el fin del embargo que Estados Unidos mantiene contra Cuba.

"Si continuamos con las guerras y los bloqueos a Estados y pueblos, como el bloqueo al hermano pueblo de Cuba, jamás podremos alcanzar una verdadera libertad y democracia", expresó.