La gran urbe, en el oeste de Bagdad, estaba en poder del Estado Islámico

 29 diciembre, 2015

Ramadi, Irak AFP El Ejército iraquí anunció este lunes la liberación de Ramadi, una gran ciudad al oeste de Bagdad que estaba en manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) desde el pasado mes de mayo.

En las calles, algunos soldados bailaban, blandiendo sus armas, mientras los comandantes de las fuerzas de seguridad desfilaban tras lograr una victoria que buscaban desde hace meses.

El Ejército aseguró que los combatientes del EI no ofrecieron ninguna resistencia desde que abandonaron, el domingo, un complejo gubernamental estratégico, en el centro de la ciudad, aunque es posible que algunos yihadistas sigan presentes en varios barrios de Ramadi.

“Ramadi ha sido liberada y las fuerzas armadas del servicio antiterrorista han izado la bandera iraquí sobre el complejo gubernamental”, anunció el portavoz del mando de las operaciones conjuntas, el general de brigada, Yahya Rasul, en la televisión estatal.

Tras estas declaraciones, el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, se comprometió a liberar en el 2016 todas las zonas del país bajo control del grupo extremista.

Los habitantes de varias ciudades del país salieron a las calles para celebrar la que se consideran como la mayor victoria de las fuerzas gubernamentales desde que el EI conquistó extensas zonas de Irak en el 2014.

El Ejército intentaba este lunes desactivar las bombas dejadas por el EI en las calles de esta localidad, capital de la provincia occidental de Al-Anbar.

Las tropas avanzaban con prudencia hacia el complejo gubernamental por culpa de los artefactos explosivos que dejaron los yihadistas.

Los artificieros afrontan una labor gigantesca y necesitarán tiempo para desactivar los centenares de bombas diseminadas por los combatientes del EI.

“Hay por lo menos 300 bombas y artefactos explosivos en el complejo gubernamental y a lo largo de las carreteras que llevan hasta ahí”, explicó un oficial de la Octava División del Ejército iraquí, Majid al-Fatlawi.

Casi todos los civiles abandonaron el centro de Ramadi , asolado por los combates. Algunos pudieron ser evacuados, y otros fueron utilizados como escudos humanos por los yihadistas para cubrir su huida hacia el este de la ciudad, según testimonios.

Hace una semana, el mando militar iraquí calculaba que el EI tenía a 400 combatientes en Ramadi. Este lunes resultaba imposible determinar cuántos murieron en los enfrentamientos y cuántos lograron huir.

En el bando gubernamental, las autoridades no divulgaron ningún balance de bajas, pero varios médicos indicaron que un centenar de soldados heridos fueron hospitalizados en Bagdad el domingo.

La coalición internacional antiyihadista liderada por Washington, que apuntaló el avance de los soldados iraquíes con sus bombardeos, felicitó a Irak por su victoria en Ramadi.

Para el presidente francés, François Hollande, la reconquista es “la victoria más importante” hasta ahora en la lucha contra el EI. Berlín, por su parte, estimó que esta victoria “demuestra una vez más que EI no es invencible”.

Fuerzas de seguridad iraquíes rodean el complejo gubernamental en el centro de Ramadi, una ciudad a 115 kilómetros al oeste de Bagdad. | AP
Fuerzas de seguridad iraquíes rodean el complejo gubernamental en el centro de Ramadi, una ciudad a 115 kilómetros al oeste de Bagdad. | AP

El presidente del Parlamento iraquí, Salim al-Juburi, aplaudió, por su parte, la “magnífica victoria contra Dáesh” (acrónimo en árabe del EI) que “supone una rampa de lanzamiento para la liberación de la provincia norteña de Nínive”.

Fue en la capital de esa provincia, Mosul, donde el líder del EI, Abu Bakr al-Bagdadi, proclamó su “califato” en amplias regiones de Irak y Siria, hace año y medio.

En los últimos meses, el grupo yihadista fue cediendo terreno en Irak. El ministro iraquí de Defensa, Khaled al-Obeidi, aseguró la semana pasada que sus tropas habían retomado cerca de la mitad del territorio conquistado por el EI en el 2014.

El Ejército iraquí, apoyado en ocasiones por milicias chiitas o combatientes kurdos, logró reconquistar Tikrit y Baiji, al norte de Bagdad, y Sinjar, en el noreste del país.

En Ramadi, las poderosas milicias chiitas, acusadas por los defensores de los derechos humanos de cometer atrocidades contra sunitas, permanecieron al margen de los combates, y “la victoria corresponde al Ejército iraquí”, según el analista político Ihsan al-Shamari.

Se necesitará mucho tiempo para que la ciudad vuelva a la normalidad. Los habitantes apenas empezaron a regresar a los barrios periféricos para comprobar los destrozos.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), los habitantes de la provincia de Al Anbar representan un tercio de los 3,2 millones de iraquíes que tuvieron que abandonar sus casas por culpa de los combates desde 2014.

Etiquetado como: