25 julio, 2014

Beirut

Estas jóvenes pasan ante un gran afiche del presidente sirio Bashar al-Asad, en Damasco, que dice: Sí por al-Asad. Sí por una Siria segura . | AFP
Estas jóvenes pasan ante un gran afiche del presidente sirio Bashar al-Asad, en Damasco, que dice: Sí por al-Asad. Sí por una Siria segura . | AFP

El grupo insurgente islamista Al Nusra anunció la creación de un segundo Estado islámico en Siria, dividiendo aún más a la rebelión que lucha contra el régimen de Bashar al Asad.

Al igual que el EI (entonces llamado Estado Islámico de Irak y el Levante, EIIL) en sus inicios, el Frente al Nusra, vinculado con al-Qaeda, está extendiendo su zona de influencia, conquistando pueblos estratégicos y compitiendo con otros grupos rebeldes.

El Estado Islámico, que controla las provincias de Deir Ezor y Raqa, en el norte y el este de Siria, lanzó el 9 de junio una fulgurante ofensiva en Irak, que le permitió tomar amplios territorios del norte y centro de este último país.

A fines de junio, EI proclamó un 'califato' en los territorios que controla, desde la ciudad siria de Alepo, en el norte, a la provincia iraquí de Diyala, en el este.

El 11 de julio, circuló en internet una grabación de audio atribuida al líder de al Nusra, Abu Mohamad al Jolani, anunciando la creación de un segundo Estado Islámico.

"Llegó la hora, oh amados, de crear un emirato en el Levante", declaró Jolani.

Días después de anunciarse la creación de este 'emirato', estallaron combates por primera vez entre rebeldes sirios y combatientes de al Nusra, hasta ahora aliados en la guerra contra el régimen de Bashar al Asad, indicó el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Estos enfrentamientos inéditos hacen más complejo este conflicto que enfrenta a rebeldes y al régimen, pero también a rebeldes y yihadistas del Estado Islámico (EI).

El Frente al Nusra, era el principal aliado de los grupos rebeldes que intentan desde hace más de tres años derrocar al régimen de Asad.

"Los enfrentamientos entre al Nusra y los rebeldes comenzaron hacia principios de julio, pero la batalla más sangrienta tuvo lugar hace una semana en la región de Jisr al Shughur, en la provincia de Idleb (noroeste)", indicó el jueves Rami Abdel Rahman, director del OSDH, con sede en Gran Bretaña.

Esta batalla dejó decenas de muertos entre las filas de al Nusra y del Frente de Revolucionarios de Siria (FRS), una coalición de insurgentes.

El FRS y al Nusra reconocieron los enfrentamientos en sus páginas Facebook y se lanzaron acusaciones mutuas.

Opositores sirios afirman que este cambio se debe en parte al hecho de que al Nusra se debilitó mucho en los últimos meses luchando contra EI y que ahora procura extender nuevamente su influencia.

Al Nusra surgió en Siria hacia fines de 2011, un año y medio antes de la aparición de EI. Contrariamente a este último grupo, al Nusra se integró en la rebelión y reivindicó importantes ataques contra el régimen.

Pero ahora, algunos rebeldes cambiaron de opinión e incluso se están preparando para luchar contra al Nusra.

La guerra que ha devastado al país y costó la vida a más de 170.000 sirios, expulsó de sus hogares a nueve millones de personas.