Cancillería critica falta de reacciones cuando ajusticiaron a dos indonesios

 27 abril, 2015
Un indonesio participó la noche del sábado en una vigilia para apoyar a la filipina Mary Jane, una de las condenadas a pena de muerte. | EFE
Un indonesio participó la noche del sábado en una vigilia para apoyar a la filipina Mary Jane, una de las condenadas a pena de muerte. | EFE

Yakarta. AFP. Indonesia se mostró decidida ayer a ejecutar a ocho extranjeros condenados a muerte por tráfico de drogas, entre ellos un brasileño, pese a las condenas internacionales contra la pena de muerte y los esfuerzos diplomáticos.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, exhortó el sábado al Gobierno indonesio a no ejecutar a los condenados a muerte, recordando la oposición tradicional de la ONU a la pena capital.

“Tomamos nota de la declaración de la ONU, pero también señalamos que no hubo ninguna declaración similar cuando ejecutaron recientemente a dos indonesios”, dijo ayer el vocero de la Cancillería indonesia, Arrmanatha Nasir.

El vocero, que indicó además la intención de seguir con la aplicación de la pena capital, hacía referencia a la ejecución de dos trabajadores domésticos indonesios en Arabia Saudí.

Indonesia notificó el sábado a ocho extranjeros condenados a muerte (de Australia, Brasil, Filipinas y Nigeria) que serán ejecutados. Los procesados ya fueron transferidos a una prisión de alta seguridad en Nusakambangan, un complejo penitenciario considerado el Alcatraz indonesio, donde se encuentran en aislamiento.

Esfuerzos. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil precisó que el Gobierno continuará los contactos de “alto nivel” con Yakarta para buscar convencer a Indonesia de suspender la ejecución de Rodrigo Gularte , quien fue detenido en el 2004 al tratar de entrar al aeropuerto de Yakarta con seis kilos de cocaína escondidos en tablas de surf. Fue condenado a muerte en el 2005.

La Cancillería también señaló que los diplomáticos brasileños en Yakarta seguirán prestándole asistencia consular “mientras sea posible”, pero dijo que respeta la soberanía del país asiático y reconoce la gravedad del delito.

La familia de este brasileño de 42 años, oriundo de Paraná (sur de Brasil), ha presentado a las autoridades indonesias varios informes de médicos que prueban que el hombre sufre esquizofrenia y pide suspender la ejecución. La ejecución de los hombres podría llevarse a cabo mañana.

El nombre del francés Serge Atlaoui, que figuraba en la lista inicial, fue retirado a última hora, presumiblemente por las fuertes presiones diplomáticas.

La legislación antidroga de Indonesia es una de las más severas del mundo y el presidente Joko Widodo, con potestad de acoger peticiones de clemencia, alega que la situación de emergencia frente al problema de las drogas requiere la pena capital para los condenados.