31 enero, 2015

Beirut. EFE. El grupo armado chiita libanés Hezbolá no quiere empezar otra guerra con Israel –su enemigo jurado–, pero tampoco teme un enfrentamiento.

Lo dijo ayer el secretario general de la agrupación, jeque Hasán Nasralá, en sus primeras declaraciones tras la escalada de violencia entre el Ejército israelí y las milicias de su movimiento en los últimos días.

“No queremos la guerra”, afirmó Nasralá en un discurso pronunciado en Beirut, mas advirtió: “Pero si nos la imponen, no la tememos”.

Nasralá participó por medio de un video en un homenaje a los seis milicianos del grupo, muertos el 18 de enero en un ataque israelí en el Golán sirio, donde Hezbolá combate junto al Ejército de Bashar al-Asad.

En esa acción también perdió la vida un comandante del cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraní.

En represalia por la muerte de sus combatientes, el brazo armado de Hezbolá atacó el miércoles un convoy israelí con cinco cohetes y mató a dos militares de Israel , que respondió con el lanzamiento de obuses contra el sur del Líbano, lo que hizo temer el estallido de una nueva escalada de violencia.

[[PARAREF LNCIMA20150130_0103 Normal]]

“Al igual que Israel se atribuye derechos, nosotros también: el de hacerle frente en todos los lugares, en cualquier momento y del modo que juzgamos más adecuado”, enfatizó el líder chiita ante sus seguidores.

Las declaraciones de Nasralá se produjeron un día después de que Israel aseguró haber recibido un mensaje del grupo libanés en el que este afirmaba que no está interesado en una mayor escalada de la violencia .

En su discurso de ayer, el dirigente libanés acusó a Israel de tener preparado de antemano el ataque contra sus hombres.

Para Hasán Nasralá, la reciente espiral de violencia se debe a que “Israel se aprovecha y se beneficia de que la región está desgarrada por las guerras, de la ineficacia y de las divisiones de los países árabes y de la Liga Árabe”.

Sobre el ataque del pasado miércoles, el líder chiita indicó que había sido confeccionado de manera meticulosa.

“Estudiamos muy bien nuestra respuesta, nos preparamos para todo y estábamos dispuestos a sacrificarnos y asumir las consecuencias”, expresó, antes de vanagloriarse de que, “a pesar del nivel de alerta máxima del Ejército, fue incapaz de impedir nuestra operación, que fue un éxito desde todos los puntos de vista”.

Según Nasralá, Israel es “incapaz de dar golpes duros a la resistencia y nunca podrá hacerlo”.

“Quiso probarnos con el ataque en Quneitra (Golán sirio). Le digo que no lo haga más. La resistencia (Hezbolá) es sabia y no es débil. Si piensa que tiene miedo a la guerra, le aseguro que no, le haremos frente y saldremos victoriosos”, concluyó.

Israel y Hezbolá se enfrentaron en el 2006 en una guerra que cobró las vidas de más de 1.100 libaneses y 150 israelíes.