Reclamo territorial de Argentina también figura en la agenda del parlamento.

 7 noviembre, 2013

Islas Malvinas

Los habitantes de Islas Malvinas eligieron nuevos representantes legislativos que tendrán como principal agenda administrar la explotación petrolera en el pequeño territorio insular.
Los habitantes de Islas Malvinas eligieron nuevos representantes legislativos que tendrán como principal agenda administrar la explotación petrolera en el pequeño territorio insular.

Los habitantes de las Islas Malvinas eligieron el jueves un nuevo gobierno con el mandato de manejar la transición del pequeño territorio británico a medida que la exploración petrolera se convierte en explotación.

Cinco miembros de la Asamblea Legislativa del gobierno de las Malvinas, llamadas Falkland en inglés, fueron elegidos para representar Stanley, la capital, y tres por Camp, que abarca el resto del territorio del Atlántico Sur constituido mayormente de granjas de ganado ovino y pequeños asentamientos.

Por primera vez, las posiciones legislativas serán de jornada completa. Los funcionarios elegidos recibirán un sueldo y deberán renunciar a otros

empleos.

Las autoridades dijeron que el 75% de los votantes de Stanley y poco más del 85% de los electores de Camp concurrieron a las urnas. El número de votos de Stanley fue de 1.046 y de 242 en Camp.

Los asuntos en discusión son cómo afrontar el reclamo de soberanía de la Argentina y cómo prepararse para la nueva riqueza que traerá la explotación del petróleo submarino.

La naciente industria petrolera podría provocar cambios drásticos en la sociedad insular. La exploración ya les ha traído millones de dólares a su erario. Pero la mayoría de los isleños parecen temer los problemas que traerían esos cambios rápidos.

“Algunos, desafortunadamente, están deslumbrados por las grandes cantidades mencionadas, pero hasta que el crudo con fines comerciales comience a fluir y las regalías sean recibidas, debemos proceder con cautela”, destacó Jan Cheek, uno de los cinco legisladores que representan a Stanley.

Michael Poole, otro legislador de Stanley, cree que los habitantes de las Malvinas necesitan acercarse más a los países latinoamericanos para expresar la posición del territorio y compensar la campaña de Argentina sobre su soberanía.

Si bien las Malvinas tienen un gobierno autónomo, Gran Bretaña es responsable por su defensa y asuntos exteriores.

Argentina sigue reclamando las islas como herencia de la corona española, a pesar de casi 180 años de control británico y un intento fallido de ocupar las islas hace 30 años.

En un referendo en marzo, el 99,8% de los habitantes de las Malvinas votó para mantener su gobierno como territorio británico en ultramar.