27 noviembre, 2014

AFP

Con la liberación en Colombia de dos soldados y la prometida entrega el sábado de otros tres cautivos, entre ellos un general del Ejército, la guerrilla comunista de las FARC muestra un cambio de actitud en 50 años de conflicto armado, según expertos consultados por la AFP.

"La variable política dentro de las FARC por primera vez en su historia es más pesada que la militar", explicó Jairo Libreros, especialista en seguridad y política latinoamericana.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberaron el martes a dos soldados en su poder tras combates el domingo 9 de noviembre en Arauca (este), y, según anunció este miércoles el presidente Juan Manuel Santos, entregarán el próximo sábado al brigadier general Rubén Alzate, el oficial de más alto rango capturado por los rebeldes, así como a otros dos retenidos el domingo 16 en Chocó (oeste).

"Esto es un paso importante que demuestra la madurez del proceso de paz", dijo el martes el presidente Santos, quien tras las capturas suspendió los diálogos que adelanta desde hace dos años con las FARC , principal grupo insurgente del país con unos 8.000 miembros según datos oficiales.

Cambios en las FARC. Para los expertos, la disposición a liberar cautivos, en el marco de las negociaciones que transcurren en Cuba sin un cese del fuego bilateral en Colombia, es reflejo de una transformación en las FARC.

"La variable militar perdió peso, no solamente porque los principales cabecillas del ala militar, murieron sino porque quizá esta es su última oportunidad de encontrar una salida lo suficientemente digna a sus intereses", dijo Libreros.

Según Alberto Pinzón, amigo cercano del fallecido jefe máximo de las FARC alias Alfonso Cano, ultimado en el 2011, en la guerrilla "se está superando la visión de blanco o negro que se tenía antes".

"Hace diez años, las FARC hubieran dicho que soltarían al general Alzate si liberaban primero a Simón Trinidad o a algunos presos. Ahora, cuando el pueblo reclama paz, demuestra estar interesada en buscar soluciones", expresó Pinzón desde su exilio en Europa en una entrevista el domingo con el diario colombiano El Espectador.

El guerrillero alias Simón Trinidad fue extraditado a Estados Unidos en el 2004 y condenado en el 2008 a 60 años de prisión por el secuestro de tres estadounidenses.

"La variable militar perdió peso porque quizá esta es su última oportunidad de encontrar una salida lo suficientemente digna a sus intereses", dice el analista Jairo Libreros

Las FARC vienen pidiendo desde el comienzo de las pláticas que Trinidad se sume a la mesa de negociaciones, incluso con una figura suya de cartón en tamaño natural.

Los secuestros han frustrado varias veces procesos de paz con las guerrillas de izquierda en Colombia.

Los diálogos de San Vicente del Caguán, que se desarrollaron entre 1998 y el 2002 en una amplia zona desmilitarizada en el centro del país, finalizaron con el plagio del senador liberal Jorge Géchem, luego de que las FARC desviaron un avión comercial en el que se movilizaba.

Las negociaciones de Tlaxcala (México), de 1990 a 1991, que además de las FARC involucraron al Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista) y al desaparecido Ejército Popular de Liberación (EPL, maoísta), finalizaron después de que este último grupo secuestró al exministro Argelino Durán, quien murió en cautiverio.

En el pasado, "las FARC tenían solamente una visión militar, pensaban estratégicamente en mantenerse en la confrontación para tener un Estado débil a la hora de sentarse a negociar", señaló Libreros.

El soldado Jonathan Andrés Díaz a en el Hospital Militar en Bogotá después de las FARC lo liberaron el martes.
El soldado Jonathan Andrés Díaz a en el Hospital Militar en Bogotá después de las FARC lo liberaron el martes.

La situación actual es otra, apuntó Carlos Medina, analista del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz de la Universidad Nacional.

"Hay una conducción distinta en las FARC: una generación de comunistas que estudiaron en Europa, más académica. La época de los 'marquetalianos' ya pasó", afirmó, en referencia al municipio de Marquetalia (centro-oeste), cuna de esta guerrilla en 1964.

La trayectoria de alias Timoleón Jiménez o Timochenko, comandante máximo tras la muerte de Cano, es diferente a la de su mentor, alias Manuel Marulanda, fundador de las FARC, la guerrilla más antigua del continente.

Mientras Timochenko estudió Medicina en la Unión Soviética y fue entrenado en Yugoslavia antes de unirse a las FARC en 1979, Marulanda "nunca dejó de ser un campesino", según recordó su viuda en setiembre de 2012.