Republicanos reprochan a Obama haber sacado tropas ‘antes de tiempo’

 21 junio, 2014
Iraquíes seguidores del clérigo chiita Muktada al-Sadr ejecutan sus oraciones de viernes en la mezquita Sadr City, en Bagdad. El gran ayatolá Alí al-Sistani pidió al próximo Gobierno iraquí ser más eficaz. Al primer ministro se le atribuye haber creado un gobierno chiita sectario. | AFP
Iraquíes seguidores del clérigo chiita Muktada al-Sadr ejecutan sus oraciones de viernes en la mezquita Sadr City, en Bagdad. El gran ayatolá Alí al-Sistani pidió al próximo Gobierno iraquí ser más eficaz. Al primer ministro se le atribuye haber creado un gobierno chiita sectario. | AFP

Washington. AFP Cuando parecía haber terminado, la guerra en Irak rebrota, incidiendo así en la carrera electoral en Estados Unidos, con una oposición republicana que reprocha al Partido Demócrata la temprana retirada de las tropas de ese país, donde los combatientes radicales sunitas avanzan hacia Bagdad.

Hasta hace poco, los políticos estadounidenses planeaban la primera elección legislativa desde el 2000 en la que Irak no sería tema de campaña política.

Pero eso se terminó con el avance de los combatientes radicales sunitas que han tomado la mayor ciudad del norte de Irak, Mosul, desplazaron a miles de personas, dejaron un número no establecido de muertos y a los países occidentales temerosos de una nueva ola de violencia.

De modo que el conflicto que Obama había dado por finalizado, será tema en las próximas elecciones legislativas de medio mandato en noviembre. Los republicanos le reprochan al gobernante que malgastó los beneficios de una guerra sangrienta casi ganada, cuando sacó a todas las tropas de Estados Unidos en 2011.

Aseguran que la retirada de los soldados abrió un espacio para la expansión del extremismo.

Hasta el 2016. La guerra podría acechar también la carrera a la Casa Blanca en 2016, en las que la exsecretaria de Estado Hillary Clinton se postularía como heredera del legado de Obama.

Obama “dejó a Estados Unidos más débil y dejará problemas sustanciales a su sucesor”, dijo el senador republicano Mitch McConnell, líder de los republicanos moderados que derrotaron a los candidatos conservadores del Tea Party en las primarias de estados clave en mayo.

La capital de la rebelión
La capital de la rebelión

El senador republicano Marco Rubio, del Tea Party, también está usando el tema de Irak como un ejemplo de los fracasos del gobierno de Obama.

Es “casi como que estamos abrumados por el número de crisis y conflictos que surgen a causa de la incompetencia y en algunos casos de la política de la administración”, dijo a Fox News .

Para John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, “el hecho de que la administración Obama no haya logrado un acuerdo sobre el estatuto jurídico de las tropas estadounidenses en Irak, tiene consecuencias graves para Irak y los intereses de EE. UU”.

“Quienes atacan al presidente por traer a nuestros soldados a casa, están totalmente equivocados y fuera de contacto con el pueblo estadounidense. Luego de una década de guerra, creo que el pueblo estadounidense ha soportado demasiado”, declaró Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en el Senado, al salir en defensa del mandatario.

Exoficiales y expertos neoconservadores y republicanos, en el purgatorio tras el desastroso periodo de posguerra en Irak, emergieron para acusar a Obama de haber perdido una guerra que, según ellos, ganó George W. Bush, pese las difundidas percepciones de que la guerra del 2003 fue un error.

El regreso de Irak a la política estadounidense expone al presidente a las críticas sobre una serie de tropezones en la política exterior que van desde Siria hasta Ucrania, lo que lo hace caer en las encuestas.

Según un sondeo del Wall Street Journal / NBC, publicado esta semana, la aprobación de su política exterior bajó a 41%.