El canciller costarricense afirma que es "lamentablemente" que Guatemala mantenga su posición de no dejar ingresar a los más de 8.000 cubanos

 23 diciembre, 2015
Miles de cubanos están varados en la zona norte. | CARLOS HERNÁNDEZ
Miles de cubanos están varados en la zona norte. | CARLOS HERNÁNDEZ

Ciudad de Guatemala

El vicepresidente de Guatemala, Juan Fuentes, dijo este miércoles que su país hace esfuerzos para buscar una pronta solución a la situación de miles de migrantes cubanos varados en Costa Rica.

En una coferencia de prensa, el funcionario insistió en que su país está "intentado encontrar soluciones" a esta problemática. "Estamos tratando de buscar apoyos y discusiones para avanzar".

El Gobierno de Costa Rica informó ayer martes de que la reunión técnica realizada ese día en México a puerta cerrada para abordar una solución a la crisis de la migración cubana finalizó sin llegar a una solución.

El canciller costarricense, Manuel González, indicó que no se alcanzó una conclusión debido a que "lamentablemente" Guatemala mantiene su posición de no dejar ingresar a su territorio a los más de 8.000 cubanos varados en Costa Rica.

El encuentro en suelo mexicano fue organizado tras el descontento de algunos asistentes a la cumbre de jefes de Estado del SICA, el pasado viernes en El Salvador, por no encontrar una solución regional a la crisis de los inmigrantes.

A razón de esto, el mandatario costarricense, Luis Guillermo Solís, abandonó la cita de mandatarios y anunció el retiro del país de las actividades políticas del Sistema.

Ante esta situación, Fuentes mostró su esperanza de que "a la brevedad se encuentre una solución".

Desde el 14 de noviembre Costa Rica ha otorgado casi 8.000 visas de tránsito a inmigrantes cubanos que llegaron vía terrestre por la frontera con Panamá y que no han podido continuar su ruta por el cierre de la frontera nicaragüense.

El Gobierno anunció el pasado viernes que no entregará más visas porque la capacidad para albergar a los inmigrantes cubanos llegó al límite nacional, por lo que quienes sean descubiertos de manera irregular en territorio costarricense serán deportados.

La crisis se generó desde el 15 de noviembre cuando Nicaragua impidió el ingreso a estos migrantes aduciendo riesgos a la seguridad y la soberanía.

Nicaragua también acusó a Costa Rica de provocar y manipular la situación para legitimar las políticas migratorias estadounidenses, las cuales otorgan grandes beneficios a los cubanos que lleguen a ese país de manera irregular.