Al-Shabab aduce venganza por cierre de cuatro mezquitas en Mombasa

 23 noviembre, 2014
Oficiales de seguridad observan parte de los cuerpos de los pasajeros que viajaban en el autobús y que fueron asesinados. | EFE
Oficiales de seguridad observan parte de los cuerpos de los pasajeros que viajaban en el autobús y que fueron asesinados. | EFE

Nairobi. AP y AFP. Hombres armados del grupo terrorista islámico somalí al-Shabab asesinaron ayer a 28 pasajeros de un autobús en Kenia y lo justificaron como una venganza por el cierre –esta semana– de cuatro mezquitas en Mombasa.

Al-Shabab se atribuyó la responsabilidad por medio de su emisora de radio en Somalia.

“Los muyahidines llevaron a cabo con éxito una operación cerca de Mandera temprano esta mañana (sábado) que resultó en la muerte de 28 cruzados, una revancha por el crimen cometido contra nuestros hermanos en Mombasa”, expresó Ali Mohamud Rage, portavoz de los shebab en un comunicado.

Diecinueve hombres y nueve mujeres fallecieron a manos de los insurgentes en el asalto al vehículo, dijo el máximo responsable de la Policía de Kenia, David Kimaiyo.

El autobús viajaba hacia la capital del país, Nairobi, con 60 pasajeros a bordo cuando fue secuestrado a unos 50 kilómetros de la localidad de Mandera, cerca de la frontera con Somalia, dijeron dos policías.

Agregaron que los atacantes ordenaron parar al autobús, pero como no lo hizo dispararon ráfagas de balas. Cuando esto tampoco funcionó, usaron granadas propulsadas por cohetes.

Según informó el jefe de la Policía del departamento de Mandera, Noah Mwavinda, los islamistas detuvieron el bus, lo alejaron de la carretera y después ejecutaron a los pasajeros que no eran musulmanes.

Algunos de los fallecidos eran funcionarios públicos que iban a Nairobi para las vacaciones de Navidad, añadieron los agentes.

La escasez de personal y la falta de equipamiento causó una respuesta lenta de la Policía, una vez que recibió la información de lo sucedido, expresaron los funcionarios. Añadieron que los asaltantes tienen armas más sofisticadas que la Policía.

En la mira de los islamistas. Desde que Kenia envió a sus tropas a luchar contra los islamistas shebab en el sur de Somalia, en octubre del 2011, el país ha sufrido varios ataques de al-Shabab , en especial en las regiones cercanas a la frontera somalí.

Abdulahi Abdirahman, un miembro de la asamblea departamental de Mandera, acusó al Gobierno de Nairobi de ignorar el llamado de funcionarios locales para reforzar la presencia militar en la zona cercana a la frontera.

“Hemos pedido al Gobierno que mantenga la seguridad” en esta carretera, “pero no nos escucha y hoy hemos asistido a una masacre que se podría haber evitado”, declaró.

El ataque ocurrió después del cierre, por parte de la Policía, el lunes, de cuatro mezquitas de Mombasa , la segunda ciudad de Kenia , situada en una región mayoritariamente musulmana de este país cristiano en un 80%.

Un empleado de una morgue en Nairobi recibe el cadáver de una de las víctimas de la matanza llevada a cabo pos los islamistas. | AFP
Un empleado de una morgue en Nairobi recibe el cadáver de una de las víctimas de la matanza llevada a cabo pos los islamistas. | AFP

Las autoridades consideran que las cuatro mezquitas estaban bajo control de predicadores radicales relacionados con los shebab y que las utilizaban para preparar atentados.

La Policía afirmó haber encontrado granadas, armas y cocteles Molotov, además de instrucciones para cometer atentados.

La Policía detuvo a unas 300 personas durante la operación, muy criticada por la sociedad civil local que considera que exacerba las tensiones con los jóvenes musulmanes radicales.

El ataque más grave de los islamistas tuvo lugar en setiembre del 2013 cuando un comando atacó un centro comercial en Nairobi y mató a 67 personas .