En una tienda del centro comercial habían escondido armamento

 26 septiembre, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 9

Washington y Nairobi. AFP, AP. Se entrenaron durante varias en Somalia, escondieron armas en el centro comercial que atacarían y los encargados de ejecutar la acción en Nairobi, Kenia, eran parte un grupo seleccionado de miembros que hablaba inglés...

El grupo islamista al-Shebab tenía un plan detallado, manifestaron funcionarios estadounidenses citados ayer por el diario The New York Times .

El sábado, el comando tomó por asalto el exclusivo centro comercial Westgate en Nairobi , armado con granadas y rifles de asalto, y comenzó a matar personas indiscriminadamente.

Los terroristas capturaron rehenes y mantuvieron enfrentamientos con policías y militares hasta el martes, cuando el presidente Uhuru Kenyatta declaró el fin de los hechos, que dejaron al menos 72 fallecidos.

Ya está en curso una investigación, pero según “funcionarios estadounidenses de seguridad” citados por aquel medio el asalto fue planificado meticulosamente en Somalia, donde Kenia ha infligido golpes a al-Shebab.

El grupo tenía planos del centro comercial y también había escondido, de antemano, armas de fuego de gran potencia en una de las tiendas, quizás con la ayuda de algún empleado, agregaron las fuentes.

Grupos islámicos en África
Grupos islámicos en África

Algunos de los milicianos aparentemente llevaron ropa para poder quitarse sus uniformes militares, dejar las armas y escapar camuflados entre los civiles.

Las agencias de inteligencia están a la espera de pruebas de ADN de atacantes capturados o muertos para confirmar si algunos de ellos eran de Estados Unidos, Gran Bretaña u otros lugares fuera de Somalia.

Testigos citados por el diario Times dijeron que al menos dos de los atacantes eran mujeres, mientras según otras versiones el grupo pudo haber sido liderado por la extremista británica Samantha Lewthwaite, conocida como la Viuda Blanca, una musulmana que fue esposa de uno de los autores de los atentados de Londres en el 2005.

Atando cabos. Esclarecer todos los pormenores del ataque es una tarea en la que participan agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), quienes comenzaron desde ayer a tomar muestras y realizar los análisis balísticos para determinar la identidad y nacionalidad de al menos 72 personas.

Sin embargo, la cifra de víctimas fatales podría subir, dijo la Cruz Roja keniana, puesto que una parte del centro comercial se desplomó y hay 71 desaparecidos.

Especialistas en explosivos, ayudados por robots teledirigidos, inspeccionaban el centro comercial para comprobar que los islamistas no dejaron ningún explosivo en las tiendas.

Perros rastreadores buscaban bombas y cuerpos de las personas que seguían desaparecidas.

“Se autorizó a expertos forenses de otros países a unirse a la investigación en el lugar, entre ellos de Israel, Estados Unidos y Reino Unido”, expresó Francis Kimemia, jefe de los servicios administrativos,