21 febrero, 2015

Kampala, Uganda

Una niña es consolada por su madre mientras se trata de fiebre y vómitos en una tienda de Médicos Sin Fronteras (MSF) en un complejo de las Naciones Unidas, que se ha convertido en el hogar de miles de personas desplazadas por los recientes combates, en la zona de Jebel en las afueras de Juba, Sudán del Sur.
Una niña es consolada por su madre mientras se trata de fiebre y vómitos en una tienda de Médicos Sin Fronteras (MSF) en un complejo de las Naciones Unidas, que se ha convertido en el hogar de miles de personas desplazadas por los recientes combates, en la zona de Jebel en las afueras de Juba, Sudán del Sur.

Un grupo armado en Sudán del Sur secuestró a 89 chicos en una zona al norte del país, señaló el sábado la agencia de Naciones Unidas para la infancia.

Los chicos, con edades a partir de los 13 años, fueron capturados cerca de Malakal, la capital del estado del Alto Nilo, dijo Unicef en un comunicado.

Un equipo educativo de la agencia informó del secuestro, que se produjo cuando los menores estaban haciendo exámenes en la localidad de Wau Shilluk.

Hombres armados rodearon la localidad, señaló el comunicado citando testigos, y buscaron casa por casa llevándose a los niños mayores de 12 años.

"El reclutamiento y empleo de niños por parte de las fuerzas armadas destruye familias y comunidades. Los niños se ven expuestos a niveles incomprensibles de violencia, pierden a sus familias y su oportunidad de ir a la escuela", dijo el representante de Unicef en Sudán del Sur, Jonathan Veitch.

No estaba claro qué grupo era responsable de los secuestros.

Grupos humanitarios han acusado reiteradas veces a las facciones rivales que luchan en Sudán del Sur de reclutar y emplear a niños soldados.

El gobierno del país rechazó recientemente las acusaciones de la organización Human Rights Watch de que su ejército reclutaba a niños.

Etiquetado como: